No Reseñados de Marzo.

Les dejo la lista de libros NO Reseñados en Marzo. No todos porque no me hayan gustado, como verán.

Alejandro Palomas.

Un perro. Podría tener reseña pero no la tiene porque es un libro muy peculiar. Te tienen que gustar los perros y te tiene que emocionar lo que alrededor de ellos sucede. El libro pertenece a una saga que Alejandro Palomas ha creado a partir de Una Madre, un Hijo, y después este que no reseño. A mí me ha conmovido. Tiene humanidad, ternura y corazón. Y en los tiempos que corren, ya es mucho. De los tres, para mí sigue siendo el mejor el primero. Pero me ha llegado al corazón la historia de Rulfo y de cómo adquiere su nombre.

Las dos orillas. Una fábula breve sobre la pérdida. A mí en este caso me ha ayudado a saber que he hecho bien en tener a Charlie y en recordar a Fermín. Espero que ya haya llegado a la orilla en la que estamos los dos.

Pedro Mairal. La uruguaya. Formato e-book. Abandonado en el 15% de lectura. Infumable pestiño. Según leo me entero :
De que hay un tipo al que le gusta follar.
De que nos cuenta que le encanta follar.
De que no folla
De que va en bus y luego en trasbordador a Uruguay a ver a una señora con la que quiere follar.
De que los médicos follan y por eso son unos asquerosos impresentables.

Todo esto en un lenguaje en el que para enterarme de qué está diciendo tengo que usar el diccionario cada tres líneas porque las palabras que usa son propias de Uruguay o Argentina y yo , lamentablemente, desconozco el noventa por ciento de los giros lingüísticos. Eso que no es culpa del autor sino mía, por no conocer tanto giro, porque no he vivido ni en Uruguay ni en Argentina, me distancia del libro porque me detiene en su lectura.

Resultado: le deseo fervorosamente al protagonista de la historia que folle bien y dejo de leer el libro.

P.L Salvador. Nueve semanas. (Justas justitas). Compré el libro por recomendación: en teoría tiene mucho que ver con la metaliteratura. A la página 10 desisto. Lo que tiene que ver es con el afán de epatar, de que se vea lo moderno que es el autor escribiendo vulgaridades. No me interesa este tono de escupitajo. El lenguaje ni siquiera es literario. Podría ser el usado en un garito de los muchos que hay en Madrid por cualquier letraherido que se ve a sí mismo como “maldito” y al que aplauden cuatro. Infumable.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en SIN RESEÑA. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No Reseñados de Marzo.

  1. PL Salvador dijo:

    Otras opiniones (extractos):

    «PL Salvador es el último beat de nuestra literatura».
    Diego Medrano

    «En un mundo en el que la acción por la acción es el no va más en el género novela, publicitariamente hablando, irrumpe el libro que nos ocupa burlándose de tanta estulticia. Porque además lo hace con algo que no se sabe bien qué es».
    Luis Arias Argüelles-Meres

    «Nueve semanas (justas-justitas): la literatura entendida como juego continuo».
    David Pérez Vega

    «Nueve Semanas es una obra imprevisible, disolvente y cargada de ideas rompedoras. PL Salvador es guitarrista del grupo Prolýmbux. Y vaya ritmo que tiene su libro, oiga».
    Tino Pertierra

    «Nueve semanas (justas, justitas), uno de esos libros en los que he disfrutado perdiéndome, deseando que sus páginas no se agotaran. Y detrás de todo, un escritor magnífico, PL Salvador, del que nos parece increíble que todavía no se hable de él. Sobrado de talento y perteneciente (no sé si conscientemente) a esa escuela de escritores que de tanto en tanto ponen del revés la literatura de manual y de sobremesa, esa que nos demuestra día a día que no vale leer cualquier cosa».
    Blog literario Ni un día sin libro

    «Consigue Salvador el reto de Unamuno (“Escribir con todo el cuerpo”) y su mundo golfo lleva todo el guitarrón de la calle aprendida como algo más que escuela: como forma de no volver atrás».
    Diego Medrano

    «Un texto ácido, un texto lúcido. Un texto que busca ―y lo consigue― una suerte de desquite contra tanta estupidez, contra lo políticamente correcto, contra los estragos que causa la publicidad en la que tantos y tantos creen».
    El Comercio

    «Me gustan las propuestas artísticas de riesgo, aquellas que destilan ruptura, nuevos territorios, osadía creativa. Porque además (y a pesar de que a menudo os pretendan convencer de lo contrario), en la lectura de los pioneros, de los que reman contra la corriente, de los que no escriben para complacer a nadie (a veces ni a sí mismos) uno es capaz de encontrar la auténtica felicidad como lector».
    Blog literario Ni un día sin libro

    «Novela en continua construcción y deconstrucción».
    David Pérez Vega

    «Una lectura desenfadada, que se sale de la tangente, con un montón de sorpresas, personajes que se hacen de querer (hasta los malos) y una prosa de lo más ingeniosa y divertida. Intento hacer memoria, pero no recuerdo haber leído una prosa parecida».
    Ana B. (blog literario Cada vez que te leo)

    «Experimento narrativo o narración experimental. Normas que se transgreden, géneros que se contaminan, posturas literarias que se alternan, productos editoriales que salen de lo biográfico, secuencias como dardos, todo ello encontramos en una trama que versa sobre temas usuales como el odio, la envidia, el amor y los sueños».
    La Verdad

    «La obra de Salvador es valiosa, tomando en consideración su original propuesta y su legítimo y oxigenante deseo de romper moldes».
    EÑE Revista para leer

    «En la línea de los libros publicados por Pez de Plata, algo único que destaca por ser eso, diferente al resto de las publicaciones en general».
    Pangea Libros

    «Nueve semanas es diferente a todo lo que había leído hasta ahora. Un estilo único, indescriptible, tan personal que sería imposible imitarlo. Un trabajo complejo, difícil y con un resultado extraordinario».
    Raquel Villanueva

    «Escribe, y eso lo vamos a ir comprobando a lo largo de estas Nueve semanas justas, con un estilo inimitable, pero, y no sólo lo parece, tan pegajoso, tan increíblemente contagioso, que todos terminarán imitándolo».
    Francisco Javier Illán Vivas

    «Su reto es la intensidad, y así logra su colocón que no se acaba nunca, sus siete mil polvos sin sacarla, su mal de baratillo, porque es la obra de un poeta donde el sentimiento ―aun en mascarada― llega a producir lágrimas como melones (que antes fueron de cerezas, en la sátira, y de lentejas, a lo largo de las lecturas entre líneas)».
    Diego Medrano

    «A veces llegan a tus manos libros de la manera más inesperada. Y tienen un no-sé-qué que te sorprende. Y ya no los olvidas. Se quedan en la cabeza-cabezota. Puede ser por su trama, o gracias a sus personajes. En ocasiones es la narración o, si tienes mucha suerte, un estilo, un carácter. Una personalidad que bombea atronadora desde las páginas. No olvidas el libro ni la voz de su autor. No os engaño si os digo que en este caso es todo eso. Junto. Todo-todito-todo. Todote. Da igual como yo os lo describa. Lo he intentado pero da igual. Porque casi con toda seguridad no habéis leído nada parecido. Y deberíais».
    Blog literario Las Inquilinas de Netherfield

    «Una novela especial, tanto en su forma de narrar como en sus características, que he disfrutado mucho más de lo que esperaba, de hecho, me lo he pasado francamente bien. Las risas y las sorpresas en su desarrollo han sido protagonistas en mis sensaciones a lo largo de su lectura».
    Cris R.B. (blog literario Bajo la piel de un lector)

    «Una novela redonda y azul como un limón desternillado, agrio, inmoral y sabroso. Una novela fuera de la ley. Una novela absolutamente inesperada».
    Constantino Bértolo

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Por excepción he abierto los comentarios a más tiempo, habitualmente después de una semana se cierran.
    Te agradezco PL Salvador tu comentario con los extractos de las reseñas positivas de tu libro.
    Aunque he de admitir que me hubiera parecido más elegante que hubieras agradecido el tomarme el tiempo de empezar tu libro y emitir una opinión sobre él. Vuelvo a cerrar la opción de comentar. La abrí para dejarte expresar tu comentario. Y poner el mío. Y añado que esta Bitácora no responde salvo casos especiales a comentaristas.
    Un saludo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.