Pilar Adón, braceando contra el agua. “La vida sumergida”.

Pilar Adón nos presenta en sus trece relatos de La vida sumergida un excelente compendio de lo que es bucear en los oscuros instintos, deseos ocultos y bajada a los infiernos del ser humano.

La culpa, el miedo, la venganza, la no complacencia, la rebeldía, la resignación en desespero. Todo eso aparece en sus relatos. Todos sus personajes se nos presentan en un ambiente de pretendida normalidad que es falsa. Todos ellos están “poseídos” por un instinto de ser otra cosa de lo que son. Todos ellos tienen miedo, todos ellos afrontan el vacío de querer ser distintos: algunos lo consiguen, otros no, otros ni siquiera saben que, por no conseguirlo llegaron a la locura.
Pilar Adón envuelve a sus criaturas en una cierta dosis de verismo inofensivo hasta que sucede, se siluetea, se aproxima como una inquietante amenaza algo; un hecho, un deseo, una acción, pasada o futura, que nos instala en una realidad completamente distinta. La hermana que le pide a la suya que se muera, para ser libre, la mujer que se venga de su padre en la atmósfera metafórica de un castillo kafkiano, la joven que no acepta vivir en la “comunidad”, el hombre que busca la felicidad justo en el lugar equivocado. Y las alas…las alas que siempre nos devuelven a tierra- en Gravedad-.
Estos cuentos no pueden leerse “como si fueran así”, es decir, no pueden leerse linealmente porque siempre quieren expresar otra cosa, siempre nos están transmitiendo algo distinto; a menudo la fragilidad en la que vivimos, pero también que la vida sumergida a veces reclama el derecho a salir a flote.
Hay una economía lingüística admirable en este libro. En su conjunto. Lo distinto se nos muestra apenas con una frase, con una alusión, con un apunte. No hay adornos, no hay ornamentación, no hay decoración en lo que se narra. No hay manierismo. Hay un escalpelo que abre la puerta del infierno en el que podemos llegar a vivir si no decidimos bracear contra el agua.
Me gustaría que mis lectores/as disfrutaran tanto como yo de este magnífico libro.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.