Xavi Simó ” La ciudad del prisionero”. Esperando lectores/as.

Decía hace unos días mediada la lectura de La ciudad del prisionero de Xavi Simó, que muchas veces me cabrea la sensación de injusticia para algunos libros. Tenemos un “mercado” literario que es eso: un mercado. Copado por “productos”.

Y en ellos, entre esos “productos”, nos movemos los pobres lectores/as muchísimas veces despistados, sin terminar de saber si es que somos lelos porque nos parece una idiotez un libro aupado a las tres columnas de los periódicos, o es que no sabemos leer o qué coño pasa. Y luego llega un pequeño libro sin “pretensiones”, apenas sin ruido, bien escrito, original, divertido, de relatos, con una nouvelle policiaca entre medias, con ternura y lirismo, pleno de metaliteratura: sí: de la de verdad, no de malas copias, un libro como este que estoy reseñando y tiene la mala suerte de dar con una editorial que lo echa al mercado y se olvida de él y de su autor.
Una piensa qué sería de este libro si hubiera tenido la suerte como dice un amigo mío de que “fuera martes y no jueves”. Es decir, si hubiera tenido el cuidado de sus editores, las presentaciones debidas, la publicidad necesaria.
Y se cabrea una.
Este libro está muy bien escrito, para empezar. El autor conoce el lenguaje y lo usa muy bien. Para seguir sus cuentos son originales, rozan la metaliteratura sin engañar al lector en varios de ellos, en otros sus relatos son una Estampa de un momento fugaz, como Blues en la 66, o La plaza, en otros mediante la metáfora o el relato simbólico se nos narran deseos y miedos como la libertad, en Alondra– uno de los más bellos relatos del libro a mi juicio-, en muchos se nos hace asistir al recuerdo mediante la elipsis o el flashback de situaciones del personaje.
Todos los personajes de este libro tienen una característica común: están prisioneros de algo. Y todos los relatos deberían enmarcarse alrededor del primero y el último, porque nos dan la clave del libro en su conjunto. Es decir, cuando llegas al último relato entiendes el primero que, de inicio, puede chocar al lector.
Todos los cuentos tienen ternura. Todos los cuentos buscan la Belleza.
En un aparte estaría la divertida, amena, tierna, humorada y poética novela corta, de intriga casi policíaca, de unas setenta páginas, bajo el título de Santa Lucía. Que, curiosamente, engarza también de alguna manera con el último relato. Sobre ella además de lo que he dicho comentar que quizá aquí he encontrado más frases tópicas, o más ceñirse demasiado al esquema, pero eso no obsta para que me lo haya pasado muy bien con ella.
Vuelvo al inicio, la injusticia de que algunos libros no tengan la suerte que merecen. Ojala esta reseña sirva para que tenga al menos más lectores/as.

El libro se puede comprar aquí

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.