Adolfo Gilaberte ” Ezequiel”. La rotura.

La magnífica novela de Adolfo Gilaberte, Ezequiel, parte de un silencio para narrar en un clima de destrozo personal una rotura.

La devastación que un personaje, Ezequiel, lleva a cuestas desde hace años. Este libro nos explica cómo el silencio se constituye en marca, en señal, hasta impregnar a la persona.
El silencio como respuesta ante el horror. La pérdida de la inocencia. La explosión en pedazos del mundo seguro que nos rodea.
Todo hasta que llega Ana. Y todo después de Ana porque ella también se convierte en un silencio.
Esta novela es una larguísima lluvia que no cesa de caer. Que impregna, que machaca, que aturde. Y que deja a Ezequiel inerme.
Gilaberte ha conseguido crear un clima, una atmósfera de soledad, dolor, tristeza, desamparo a través de un lenguaje medido, de adjetivo exacto, musical en su concepción más exacta- hay frases que podrían ser perfectamente un poema- , y dotarlo del tempo exacto en su desarrollo para que el lector entienda exactamente por qué guarda silencio.
Se nos dice en la solapa del libro que esta es su primera novela. Ha entrado con todas las de la ley por la puerta grande. La narración es medida, justa, sobria, la estructura, cuidadísima. El lenguaje propio de alguien que conoce cada palabra que usa. Que respeta las palabras y que no las escribe en vano.
Después de leerle, solo queda aplaudir de pie.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Adolfo Gilaberte ” Ezequiel”. La rotura.

  1. Ya está encargada.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.