Carlos Manzano. ” Lánguidos sueños”. Buscar la voz.

Carlos Manzano hace meses tuvo la gentileza de aceptarme algún texto en su revista Narrativas y también de comentar mi novela El Chico de la chaqueta roja. Es un crítico fino, no por lo que de mí haya dicho sino por otras críticas que le he leído, y además mantiene una labor de difusión cultural que es muy de agradecer porque es desinteresada.

Hace meses me envió su libro Lánguidos sueños, publicado en la editorial La Fragua del Trovador y yo le dije que lo leería y haría reseña.
Y siento tener que hacerla. Por eso he explicado lo anterior, porque a Carlos me une una sensibilidad común en el hecho literario, un interés común por la difusión cultural y una forma de mirar este “mundillo” muy similar.
Y lo siento porque su libro no me ha gustado. Y vamos a ver si yo me explico. El libro tiene calidad literaria; es decir, es coherente en sus relatos, mantiene una “trama” coherente con el propio relato, está bien estructurado, su lenguaje es literario y a la vez sencillo. Y sin embargo…sin embargo estos relatos de gente que fracasa tienen todos un aroma demasiado mate, demasiado gris, demasiado uniforme. En ellos me falta la emoción, el sentimiento, es como si desde el inicio cada personaje ya tuviera el destino prefijado y no fuera libre- del autor- para actuar. He tenido la sensación en ellos de que siempre es el autor el que habla, de que ha puesto en un escenario a los actores y les ha “dado instrucciones”, sin dejarlos ser ellos mismos. Es decir: he leído en todos a Carlos Manzano, no a una serie de protagonistas que tienen vida propia.
Y eso me ha decepcionado narrativamente. Creo aunque puedo estar equivocada, que incluso cuando se habla de uno mismo- si fuera el caso- el escritor tiene que dejar ser a sus criaturas; dejarlas obrar en libertad. Hay demasiada previsibilidad del fracaso en estas historias, demasiado autor.
Me gustaría seguir leyendo a Carlos Manzano. Y espero de corazón poder alegrarme entonces de escribir la reseña.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.