Lemaitre inquietándonos. “Tres días y una vida”.

Llevaba sin atreverme a leer este libro desde que lo compré y al final lo he leído aunque reconozco que muy deprisa y sin detenerme en “detalles”. Me explicaré: hay libros que me interesan narrativamente hablando pero que subjetivamente el tema me pone muy nerviosa. Y este es uno de ellos.

Tres días y una vida, de Pierre Lemaitre es un buen libro, terso, sobrio, de relato incidiendo en el carácter de los personajes y que cuenta cómo cambia la vida de una persona cuando de adolescente mata a un niño. Crimen que no se descubre nunca; es decir, nunca le acusan.
Y a mí, subjetivamente, ya digo, los temas de niños muertos y similares siempre me han puesto de los nervios, qué le vamos a hacer. Dicho esto, se entenderá que haya leído el libro- porque Lemaitre me parece un buen escritor, con sus fallos, sin llegar a ser excelente pero interesante- pero que lo haya leído un poco a vista de pájaro.
El libro hila fino. Es decir que se detiene en la psicología de cada uno de los personajes del libro y sobre todo en el “ambiente” que les rodea: un pequeño pueblo en el que todos se conocen. Y lo hace con tersura y sin bajar a lo mórbido. Se lee rápido y atrapa, incluso a mí que estaba deseando que se terminara.
A pesar de mis prejuicios, que son solo míos, creo que es un libro recomendable.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.