Día de las Escritoras.

Hoy es el día de las Escritoras.

Hace frío en Madrid y yo me acabo de hacer una sopa casera y modesta de pescado con fideos y un pelín de patata cocida.
Hoy es el Día de las Escritoras y hay gente que me felicita. Mi editor, Mariano Vega, que está perpetrando la salida en nueva edición de mis estampitas, amigas muy queridas. Me quedo plantada en medio del comedor, con la sopa en la mesa y miro por la ventana; parece como que me hubiera entrado una ausencia o yo qué sé. Está el cielo amenazando lluvia. El Día de las Escritoras, pienso y me miro las manos. Las manos con las que escribo o tecleo palabras en el ordenador. Pienso en Virginia Woolf, en Rosa Chacel, en la Gaite. Miro mi librería; Juana de Ibarborou, Gabriela Mistral, Carmen Conde. Recibo un mensaje para usar un texto mío en diciembre y digo que sí, que claro, que honradísima, porque lo estoy. Vuelvo a mirar por la ventana.
Antes de tomarme la sopa- vaya a enfriarse- les susurro bajito: “ perdonad a esta aprendiz”.
Cuando me siento, tengo la sensación de que, desde los estantes de mi librería Las Escritoras me sonríen con una infinita ternura no exenta de delicadeza y discreción.
Feliz Día a todas.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Día de las Escritoras.

  1. Hermosa y teñida de melancolía esta entrada, querida Alena. Aquí, a ti y a toda mujer que ha escrito, escribe o escribirá dejo tributo de agradecimiento. Al mismo tiempo como varón y aficionado a escribir de vez en cuando, lamento -cada día más- que el mundo se haya perdido (al menos) la mitad de su riqueza por ese repugnante razonamiento machista y sobre todo teñido de miedo.
    Esta mañana en la Casa de la Lectura de Segovia, el Ayuntamiento ha organizado una lectura con motivo de esta jornada, y he tenido el doble honor de ser invitado a unirme a la lectura y de que me haya tocado en suerte un hermosísimo texto de Rosario de Acuña, nada menos.
    A esta mujer -como otra que yo me sé que suele escribir por aquí- no se le puso nada por delante.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.