Divagación literaria y filosofía barata.

Las lecturas variadas llevan a asociaciones variopintas, naturalmente subjetivas, fruto de la vida interior o personal de cada uno.

Dibujo de Barceló

Dibujo de Barceló para el Faust de Goethe; tomado del libro.

Ahora que ando leyendo a la vez a Zuffi sobre el Renacimiento y el Fausto de Goethe con los dibujos de Barceló, me encuentro en el primer libro con un ángel de la anunciación a quien la Virgen no mira porque está leyendo y un dibujo del pintor con un Mefistófeles casi kafkiano. Y sin saber la razón pienso en lo kafkiano de la situación de la Virgen arrancada por un ser divino de la lectura para darle una notica que ella no quería y en un Mefistófeles moderno mirando cómo Fausto eternamente sigue la rueda de vender su alma o no hacerlo.

Y entonces me voy sin querer a Klemperer, a quien también estoy leyendo y pienso en su vida arrasada por los ángeles del Mal, de quien poca gente advirtió su llegada o no se les hizo caso.

 

Robert Campin. La Anunciación.

Robert Campin. La Anunciación.

Ya comprendo que asocio a mi manera, pero ¿no estamos ahora en una época similar en la que delante de “las puertas de la ciudad” nos sentimos indefensos ante el Mal y sin embargo los ángeles no aparecen?…o nos encuentran leyendo. Es decir, valga la metáfora: en cualquier otra cosa salvo en los signos que predicen actos que no queremos ver.

Y Mefisto, riéndose.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Filosofismos y Silogerias, Literarismos. Guarda el enlace permanente.