María Tena. Desnudar la nostalgia. ” Nada que no sepas”

Las historias que cuentan los escritores/as en sus novelas, las historias que nos gustan, las que nos hacen seguir leyendo, las que nos hacen pararnos en un párrafo, subrayar en el libro, pensar, sentir al acabar que lo que se nos ha contado es un poco nuestro, son historias que recrean la vida. Son historias que a veces son muy distintas en el tema, en el anhelo del escritor al narrarlas, que hablan de mundos muy dispares, que a veces nos llevan a países que nunca visitaremos.
Pero todas ellas, las buenas novelas dejan al cerrar el libro la sensación de que nosotros también estuvimos allí.

Es lo que sucede con la magnífica Nada que no sepas, Premio Tusquets de novela de este año, de María Tena.

Este libro es una recreación de un mundo incompleto, porque se perdió parte de su pasado, por desconocimiento, y a la vez una afirmación de futuro. Porque inicia caminos hacia la memoria y la restauración.  Y también es un desnudar la nostalgia. Por lo que se deja atrás y por lo que se pudo haber sido.

María Tena, con un exquisito lenguaje lleno de tenue lirismo, siempre contenido en el justo instante de la emoción, nos relata la historia de muchas vidas entremezcladas que confluyen en una vida que se quiere afirmar como reflejo de otra que intentó hacerlo. Los paisajes en los que sitúa la novela-Uruguay y España- siendo muy importantes, no deben hacer olvidar el Paisaje por el que transcurre la novela: el Paisaje interior a través del recuerdo. Los caminos que descubrir mientras se inquiere, los sobresaltos de las colinas del desasosiego y el miedo.

Y también el  de  la Valentía.

La valentía de llegar al final en un caso y en el otro a un principio. Vidas paralelas que, sin embargo, conforman un mundo personal común: la necesidad de ser una misma.

Creo que este libro prestigia al Premio Tusquets.  De más está decir que recomiendo con entusiasmo su lectura.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.