«Petricor» de Manu Espada. El sentido de lo oculto.

Acabo de terminar Petricor de Manu Espada, un conjunto de cuentos breves que publica  Cuadernos del Vigía.

No voy a hacer una reseña al uso porque creo que este libro merece que yo diga primero que Manu Espada es un buen amigo mío. Y yendo eso por delante diré que su libro me ha desconcertado. Petricor es el aroma de la tierra mojada al caer la lluvia: un título que a mi modo de ver no tiene nada que ver con el mundo que relata Manu en su conjunto. A veces no sé dónde quiere llevarme. Entiendo estos relatos como una mirada muy desamparada sobre la realidad. Como una imaginería simbólica puesta al servicio de  una realidad mentirosa, hostil, manipuladora y sobre todo  cruel. Es lo que acierto a leer en conjunto.

Pero decía que me ha desconcertado porque los relatos llegan a un paroxismo tal de desvinculación con el mundo real que me cuesta entender su significado real. Todos los escritos guardan una línea muy quebradiza con la metáfora, el sueño, el recuerdo, los espejos, las líneas espacio-temporales o el instinto de muerte de los seres humanos, sí. Solo que en muchos de esos cuentos no capto- y será problema mío sin duda- el sentido del texto: que lo tiene, pero yo no se lo encuentro.

Nada que ver con el olor a tierra mojada. Al cerrar el libro tengo una sensación de desamparo frente a este: como si de tanto tensar el lenguaje, Manu Espada me hubiera quitado la llave que guarda la puerta que abre el sentido de lo expresado. Igual ustedes por eso mismo sienten curiosidad y desean acercarse…

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.