Libros No Reseñados en Diciembre.

Les dejo aquí la serie de libros no reseñados de este mes. Algunos sin terminar, otros terminados un poco a lo rápido, otros acabados. Todos ellos no me ofrecen tema suficiente para hacerlos una reseña individual, ahora bien, alguno de ellos como expreso, sí tiene calidad literaria, solo que a mí aun con ella, no me interesó lo suficiente.

Marina Saura. Sin permiso.

Son tres relatos largos. Los dos primeros de estilo onírico-o eso pretenden- poco estructurados. El primero es mejor. El tercero que da título al libro pretende ser la explicación subjetiva de una mujer sobre su vida a base de preguntas retóricas Aburrido.

 

Es un libro lleno de frases tópicas. “se armó de valor”, “nube de chiquillos”, “ver caer la tarde tras los cristales”…hay muchos más ejemplos.

 

El libro es muy mediocre.

 

Juan Patricio Lombera. El péndulo familiar.

Esta obra es la ganadora del VI Premio Irreverentes de Novela. Es la historia de una saga familiar y de México a través de contar la historia del nieto de doña Josefina, y esta.  Alternando en capítulos las vidas de ambos.

Lombera es muy directo, muy vivaz, su novela es mucho más de acción que de descripción. El problema no es de la novela ni del tema- interesará a quienes gusten de la historia de México y de los años ochenta en España- sino que a mí no me interesa ese tema; la vuelta a la noria con el chico harto del “capitalismo” y la guerra de Irak y sus recuerdos y su frustración, me aburre considerablemente.

Hay temas que no me interesan y este es uno de ellos, pero eso no le quita calidad al libro.

Xavier Güell. Los prisioneros del Paraíso.

Historia novelada-con datos históricos- sobre un concierto que dieron compositores judíos en Theresienstadt.

No tiene reseña porque no lo terminé. Y no lo terminé porque no me creía la forma de novelar a los personajes. Ni la manera de contarlo. El tema es original, la prosa es muy cuidada, pero no consigo creerme la novelación. Además me cansaba y me aburría. La promoción del libro dice que Güell reivindica el Arte como forma de luchar contra la barbarie; lo que ocurre es que a mí me parece que para eso, desdibuja la barbarie.

John Connolly. El libro de las cosas perdidas. Formato e-book.

A David se le muere la madre y su padre se vuelve a casar. David tiene un hermano y siente celos. Estamos en la II Guerra Mundial. Hay un bombardeo. A partir de ahí asistimos a una fábula moral bastante siniestra basada en un montón de referencias a cuentos populares en la que David se ve trasportado a otro mundo en el que debe encontrar ese libro para salvar al “rey”. El final, previsible: David consigue no odiar a su hermano, aceptar a través del “aprendizaje la vida como es, y naturalmente al volver a su mundo está en un hospital por el bombardeo, claro.

El libro es bastante siniestro. Con toques gore bastante repulsivos, en mi opinión subjetiva. Sobra la explicación final de la vida adulta de los personajes.

No me gustó. No por su calidad- logra interesar y tiene viveza y coherencia interna- sino porque lo gore-siniestro-opaco no me gusta. Me produce la subjetiva sensación de que me obligan a aceptar que el mundo es un lugar en el que el Mal es aceptable.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en SIN RESEÑA. Guarda el enlace permanente.