Libros No Reseñados de Enero.

Cuatro lecturas fallidas en este mes de enero. Una sorprendentemente fallida porque esperaba otra cosa pero quizá no supe encontrarla. De estos he liberado dos.  El que no, queda a la espera de una segunda oportunidad. Otro de ellos permanece en mi biblioteca por cortesía.

 

Lección de alemán. Siegfried Lenz.

 

No puedo, lo siento. Este estilo tan elaborado en el que me describe hasta cómo vuelan los cormoranes, cómo son las sillas y cuántos floreros hay en una habitación me resulta intragable. El libro pretende describir a través del recuerdo las manifestaciones nazis de humillación en el año 42 en un pequeño pueblo del norte de Alemania, a través de los recuerdos de un chico internado en un correccional para adolescentes “inadaptados”. Y pudiera estar bien si no estuviera páginas y páginas describiendo como digo el paisajito, las manos del pintor, los ojos de la novia de no sé quién, etc. Me resulta indigerible.

 

Juan Manuel Uría

 

K´amekuarhu. 

Es el nombre en dialecto purépecha del lago de Camécuaro, en México. Uría ha escrito una serie de haikus que en ocasiones son irregulares sobre este paisaje. Él mismo dice que no es escritor de haikus y se nota. A menudo no guardan la métrica del mismo. Es por tanto un intento eso sí honesto de escribirlos. Yo no leo poesía habitualmente y sobre haikus lo único que he leído son libros de la Poeta Susana Benet, de  quien se debería aprender este difícil arte. Hay dibujos alusivos a los poemas y traducción al dialecto purépecha.

 

La ciencia de lo inútil.

Son aforismos sobre lo que al autor le parece que es la poesía y cómo el poema y el escritor se relacionan con el mundo. Los he leído en oblicuo. Aquí sí que aclaro que no compro ni leo libros de aforismos. No me interesan, por tanto este tampoco. *Libro liberado.*

 

Comento los dos libros a la vez porque los leí a la vez. Los recibí hace dos días creo y los eché este vistazo.  Al ser libros no solicitados por mí y al no habérseme preguntado si se podían enviar,  habitualmente sigo la norma de  no leerlos. En este caso al ser una persona con la que tengo cierto trato les presté la cortesía de aparecer en esta sección.

 

Santiago Carabias. Corre.

 

No he conseguido que la trama me atrape. He intentado tres veces leer esta novela y no consigo que el estilo ligero, casi humorístico, de acción trepidante y continuamente en cambios de situación me llegue. Creo sin embargo que es una novela que podría entretener a un público interesado en la novela de intriga, y que puede ser de agradable lectura un par de tardes. A mí- se lo dije al autor- no ha conseguido atraparme, pero es solo mi subjetiva lectura. * Libro liberado*

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en SIN RESEÑA. Guarda el enlace permanente.