A Landero hay que pedirle más. » La vida negociable». Libros Inacabados.

He “inacabado “hace un rato a Luis Landero, su libro La vida negociable. Al principio pensé poner esta novela en las no reseñadas del mes, solo que me he quedado a unas cien páginas de terminar y eso puede merecer reseña.

La vida negociable es una novelita  Uso el diminutivo aposta. Nos cuenta la vida de un pícaro de medio pelo de los tiempos modernos, con aires de grandeza y que termina viendo fracasar todos esos sueños  y llegando a eso: a una transacción con la vida vulgar a la que parecía desde el inicio  estar destinado. Lo sabemos porque desde el comienzo se nos dice quién es, lo que soñaba ser y que no desiste en los intentos grandilocuentes.

Dicho esto el asunto es que la novela se reduce a una serie de intentos fallidos del protagonista por vivir esos sueños que naturalmente se le caen de las manos porque son delirios mentales. Lo único que consigue es el amor de una mujer a la que en realidad una-yo- se pregunta si quiere o es otra “negociación” con la vida.

El problema es que a mí me aburre bastante cómo lo cuenta. No veo el interés que tiene lo que narra, ni advierto en la trama nada que me permita tener una al menos cierta intriga por saber cómo termina el asunto porque nos lo dice al principio. Y por eso a unas cien páginas del final dejo la lectura: ya me imagino el resto.  Además de eso Landero mezcla estilos de narración quizá imitando  aposta formas narrativas pero a mí me resulta reiterativo.

Y también…sí, también admito que desde el inicio había algo en la novela que subjetivamente me rechinaba: yo creo que en la vida hay cosas que NO son negociables. Qué le vamos a hacer. Pero esto es subjetivo.

Una novelita sin más para pasar un par de tardes. Sí. Pero yo quiero otra cosa en la narrativa y eso no lo negocio con un autor capaz de escribir libros tan excelentes como Absolución, por ejemplo. A Landero hay que pedirle más.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Libros Inacabados. Guarda el enlace permanente.