Libros No reseñados en Febrero.

Esta vez solo dos. Aunque del segundo sí animo a leerlo.

Borisov. Por el camino de Richter.

Borisov es según le definen, artista, y a Richter no hace falta presentarlo; fue uno de los  más grandes pianistas del siglo.

En teoría el libro son las conversaciones entre el primero y el segundo. En teoría-por eso  compré el libro- esas charlas nos harían ver a Richter bajo otro prisma.

La práctica es que el  autor –no sé si con grabadora, porque si no, no tiene explicación-, traslada lo que le decía Richter cuando iba a su casa. Me explico: no se trata de que nos relate algo, es que no hay apenas elaboración. Le invita a su casa y Richter habla: y parece –en el libro – que  estuviera majareta. Es decir: Lo que se narra es una charla desenfrenada, caótica, sin hilo alguno, como quien coge una grabadora, la deja funcionando y allá que te va lo que se le ocurra al pobre hombre. Puede que Richter hablara así en su vida cotidiana, en cuyo caso añade  poco a su conocimiento porque pasa de una cosa a otra-sobre música- sin apenas dejar respirar al lector. El lector, yo, termina pensando que no quiere leer esa catarata desenfrenada de ideas algunas mejores y otras meras boutades y cierra el libro. Una no quiere escuchar cintas de casete que no aportan nada. Por otra parte no hay conversación: hay un prolegómeno tipo “ Richter se acerca al piano…” e inmediatamente empieza a hablar como si le dieran cuerda.

El libro no tiene elaboración alguna, no tiene estructuración alguna, y en sesenta páginas yo  al menos solo saco en claro que hablaba muchísimo. Y me temo que no es verdad: por eso lo dejo. Porque me da la  impresión de que el que falsea es Borisov.

 

Goran Vojnovic. Yugoslavia, mi tierra.

 

No es mal libro este. El autor narra la historia del hijo de un criminal de guerra serbio del que se entera que está vivo y su búsqueda. Plantea el tema del dolor, de la culpa de los otros trasplantada a uno mismo, de las consecuencias de esto. El problema con el libro es mío: lo compré pensando que me iba a aclarar el conflicto yugoslavo pero no lo consigue. Crea confusión a pesar de las aclaraciones de algunos términos para gente que no conocemos de antemano el tema. Y a pesar de mi dejar de leer creo que interesará a bastantes lectores que sí conozcan mejor que yo el tema del que trata.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en SIN RESEÑA. Guarda el enlace permanente.