Francine Du Plessix. «Ellos». La vida de dos snob.

Termino esta tarde noche Ellos, de Francine Du Plessix Gray. Este libro cuenta la historia de su madre Tatiana Yakovleva y Alexander Liberman. Dos personalidades del mundo artístico del siglo XX. La una como gurú de la moda femenina y el otro al frente de un imperio editorial.

La historia es amena, divertida, entretenida, con fuerza en la narración porque la escritora cuenta muy bien e implica al lector y porque se acerca  a él, consiguiendo que nos interese la historia.

Vemos los orígenes de su madre, rusos, los de su padrastro, vemos sus derivas biográficas hasta que confluyen sus vidas. Asisitimos a la peculiaridad de dos caracteres egocéntricos, originales, a veces perversos y en ocasiones tiernos.

A pesar de su elevado número de páginas el libro se deja leer con ligereza, quiero decir que no se hace pesado, salvo quizá en las últimas cien páginas en las que se narra el declive de los protagonistas y a mí me da la impresión de que la propia autora estaba cansada también de narrar.

Es como digo un libro que aporta el conocimiento de dos personajes que al menos en EEUU marcaron tendencia. Ahora bien, a lo largo de todo el libro en mí ha flotado una sensación difusa de malestar: estos personajes vivieron al margen de la vida real. Al margen de la vida cotidiana de millones de seres humanos; prestaron su creatividad, que era enorme, sí, su inventiva y su forma de ver el mundo a un tipo de gente muy determinado, muy concreto, muy específico: que en mi vocabulario particular tiene una palabra que les define: Snob.

Su hija, la autora, no parece ser así; ha muerto hace pocos meses y sin embargo su escritura  aparece muy viva, aparece muy crítica, sin excusas, muy dura en las ocasiones que hay que serlo y sobre todo…deja ver también latente algo que apunté en el propio libro: Decía yo esto: “ pero, a ti ¿te quisieron alguna vez?”.

Interesante libro. Si me preguntan si lo recomiendo mi respuesta es que sí.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.