Sobre música, crítica, libros y escuchas…

Andaba leyendo ahora un artículo de Roberto Herrscher, de su libro sobre música, en el que habla de la crítica musical. Y me ha dejado pensando.

Porque claro, a ver cómo le explicas lo que explica él a alguien sin que te diga que eres un pedante. No es una crítica  a Herrscher la que hago, sino a los que critican esa forma de pensar, que los hay. Porque viene a decir que para hacer crítica hay que saber qué se critica, de dónde procede lo que se critica, haber escuchado música lo bastante para ello, haber leído sobre música lo bastante, etc. Es decir: sabe de qué se habla. Y añade- con toda razón- que al crítico le gusta compartir sus críticas con los lectores/as por compartir con ellos lo que le gusta y por si eso hace que quieran saber más del tema.  Y añado yo: y lo que no gusta también, Roberto: porque es injusto para quien escucha música – o quien lee un libro y lo amplío- que no se le “avise” de a qué se va a enfrentar.

Habla Roberto de los foros, de los comentarios en blog y dice “dime quién te lee y te diré quién eres”. Y añado yo: dime además “cómo se te lee y cómo se te responde”. Porque cada vez más es también más evidente que el “tono” de las respuestas las suele imponer de modo inconsciente el crítico. Es decir: que si el crítico permite respuestas desconsideradas, aquello se convertirá en una jaula de grillos- cantarines y desafinados- y no en un intercambio  de opiniones sensatas propias de un buen concierto. Por seguir la similitud.

Me ha llevado, como veis, lejos el artículo leído: eso es bueno. Cuando algo que se lee obliga a tus propias reflexiones significa que algo has hecho bien.

Es un libro que estoy alternando con otros. Pero a pesar de esa alternancia me lo estoy pasando muy bien con “el arte de escuchar”,  Cada vez escuchamos menos, añado también de paso, y es una verdadera lástima.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en música. Guarda el enlace permanente.