Literatura y feminismo. Todavía andamos en esas…

En un artículo de Jordi Doce, del libro que estoy estos días leyendo se cuenta que un pobre secundario de la literatura inglesa dijo estas palabras a Charlotte Bronte: “La literatura  no puede ni debe ser la ocupación de una mujer. Cuanto más ocupada esté en las tareas que le son propias, menos tiempo de ocio podrá dedicar a la literatura como entretenimiento y logro personal”.

La cita la hace Jordi Doce en la página 106 de su libro, y el pobre secundario que no pasó precisamente a la posteridad era Robert  Southey.

Quiero decir que la cosa viene de antiguo.  En tiempos de mi bisabuela que fue escritora, creadora de revistas y editora, a las mujeres escritoras como ella, las llamaban despectivamente “literatas”.

Hace pocos días, no recuerdo qué mente iluminada de nuestros Gurús literarios decía de una escritora que se le notaba que era “una escritura femenina” la suya. Lo decía de modo despectivo.

Da grima la cosa. Lo de Southey menos porque el pobrecito se murió hace muchos años sin pena ni gloria y a Bronte la seguimos leyendo, pero me preguntaba yo pensando en esto esta tarde-noche, si hemos avanzado tan poquito que todavía andamos calificando la literatura de femenina o masculina. O sea digo; que si la escritora-no recuerdo a quién se refería el Gurú ahora- hubiera escrito su libro con seudónimo masculino, el Gurú hubiera aplaudido con las orejas como un Southey  cualquiera…Todavía andamos en esas.

  • Este escrito fue publicado originariamente en mi muro de Facebook con variaciones.*

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Literatura y feminismo. Todavía andamos en esas…

  1. La mezcla de miedo y sentimiento de superioridad por parte de algunos varones (todavía demasiados) provoca ese machismo cargado de testosterona y torpeza, de sin razón e inseguridad propias.

    Le gusta a 1 persona

  2. El súcubo de Maxwell dijo:

    Que una mujer no pueda escribir porque imprime una sensiblería es reducir la ficción a una lectura biográfica. La escritura no puede, y no debe ser categorizada de acuerdo al género de quien la escribe. Los autores individuales escriben desde una gran variedad de puntos de vista y situaciones sociales, algunos propios y otros no. Además, como dijo Foucault, la literatura es el arte de hablar a través de una multiplicidad de voces. Para tener una idea de lo difícil que es determinar qué es una ‘voz de mujer’ y qué es una voz masculina, hay que consultar el cuestionario de The Guardian.

    Falta mucho por correr, pero juntas podemos. ♀♀♀♀⚢⚢⚢
    He editado el comentario porque la página que enlazas da error.**

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.