Del extermínio al barco de vela. «Hasta llegar al mar» de Carlos de Miguel Aguado.

Cuando empecé a leer Hasta llegar al mar, de Carlos de Miguel Aguado,  editado en Talentura Libros.había retrasado su comienzo al menos cuatro veces. Veamos: una novela de un científico, basada en la ciencia, en una intriga y en diversos personajes que parecen tener que ver entre sí a lo largo del tiempo…

Una no suele leer novelas de ciencia, ni de intriga y además la novela tiene cuatrocientas páginas.

Bueno pues no. Esta es una novela magnífica sobre cómo la ciencia es posible que contribuya al Bien. ¿Qué cursi, verdad?…

A ver si yo me sé explicar. La cosa empieza en un jardín mirando las estrellas y acaba junto al mar. En el  transcurso de la novela vamos a asistir a la historia de un científico al que le cambia la vida completamente por un hecho que parece aislado y no lo es, a la historia de un prisionero de los nazis que solo tiene de sí mismo para no perder la cordura el nombre . El nombre que es para él su única posesión. Y a la historia de Ellie, y de Marcel. Junto al mar. A quienes veremos transformar la vida en belleza a pesar de sus misterios.

Estas tres tramas se engranan en la novela; se engarzan,  se comunican entre sí. Hay una novela de aventuras y un canto a la naturaleza, sí, hay una intriga de suspense que nos mantiene leyendo, sí; hay una historia de dolor que atisbamos, también.

Pero sobre todo , desde el comienzo hay algo que empapa toda la narración: Un Humanismo conceptual, bajo la apariencia de una trama de suspense, la fe en que la ciencia  debe contribuir al progreso del hombre y hacerlo más libre, la denuncia implícita de los riesgos de una ciencia en manos peligrosas, y sobre todo : la fe en el ser humano.

 

Pero no solo esto. Y creo que no desvelo nada- la novela hay que leerla entera para entenderlo- si digo que este libro es una larga travesía justo  “hasta llegar al mar”. Partimos desde las estrellas en la primera escena, pero » venimos de antes»; terminamos en el mar en la última. Esas dos imágenes nos dan la síntesis real del libro. La medida de la Belleza que nos rodea y de cómo el ser Humano, capaz de lo peor, también puede ser capaz de lo mejor. De dar sus años por el favorecer el entendimiento entre las naciones para que estas progresen y de salir de las ruinas de una Europa devastada  terminando en una barca de vela, bajo una lámpara de gas viendo brillar las estrellas junto al mar.

Hay libros, como este, que refrescan, que acompañan, y que, al acabarlos siente una mucha más esperanza en el ser humano. Y si además el lenguaje es accesible incluso para las partes técnicas de la obra para una profana como yo, si tiene párrafos enteros de singular belleza, si mantiene el pulso narrativo durante las  más de cuatrocientas páginas sin hacerse pesado, si engarza las subtramas de forma coherente y la estructura alternativa de cada personaje está perfectamente construida, solo queda decir que estamos ante una magnífica novela.

«Postadata: para entender el título de esta reseña hay que leer el libro*

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.