El Museo Chillida-Leku. Escritos que causan nostalgia.

Algunos artículos de hace años causan una nostalgia irreparable. Me explico: como sabéis estoy leyendo a Jordi Doce, “curvas de nivel” un libro que recoge artículos desde 1997 hasta 2017. Bien, en uno de ellos, del año 2002, escribe sobre el museo Chillida-Leku.

Naturalmente menciona obras del escultor, entre ellas el “El elogio del horizonte” que yo visitaba con mi madre  cada verano que íbamos a Gijón,  o «El Peine del Viento», que veíamos desde la bahía de La Concha en San Sebastián el año que estuvimos pasando unos días. Ambas obras nos emocionaron y sobrecogieron. Pero lo que me causa la nostalgia no es el recuerdo de estas esculturas y nuestras visitas. Es otra cosa.

Es ver cómo algo que era una creación del escultor, el Museo, se la llevó el viento de la crisis, la desidia, los intereses económicos y como siempre ese desdén que se tiene por la cultura en España. Y por los artistas. El museo cerró en el año 2010. Después de no se sabe cuántas negociaciones y dimes y diretes y demás parafernalia donde todo el mundo quiere llevarse parte del pastel pero le importa una breva el Arte y el patrimonio cultural, dicen que iba a abrir en abril. De este año.

Causa nostalgia el entusiasmo de Jordi Doce, sus comentarios del espacio, su interés por lo que representa. Cómo se arruina en España cualquier proyecto, cómo se deja que se mueran las creaciones que deberían ser orgullo de la gente. Eso es lo que me lleva a la nostalgia.  Me hace pensar en tantas otras obras, casas de poetas-la de Aleixandre, por ejemplo- sin cuidar y sin interés real por su tutelaje, porque se abra al público, o la racanería estatal a la hora de restaurar lugares que son historia de nuestros creadores.  Y así siguiendo.

Leyendo a Jordi Doce pensaba cuánta palabra de boquilla y cuánta ruina en la práctica. Ya iría siendo hora de que un ministerio de Cultura sirviera para algo. Pero eso no es nostalgia, sino utopía.

En fin que en esto llevo dos horas, leyendo este libro y asociando temas. Cuando esto sucede es que el libro merece la pena.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Arte, Literarismos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.