«Mis dedos anárquicos» de Montse Grao. Una confusión estética.

Conozco  a Montse Grao desde mucho antes de Facebook. Escribía entonces, hace veinte años casi y escribe ahora. Ese conocerla de otras historias hace que nos tengamos afecto. Y digo esto porque me envió en 2017 su libro auto editado Mis dedos anárquicos, y a mí el libro no me ha gustado nada. Y lo lamento.

Quien publica, aunque sea en auto edición, se arriesga a que le hagan reseñas. Y esta es negativa.

Mis dedos anárquicos no tiene ritmo, no tiene armonía y no tiene cadencia alguna. Utiliza un lenguaje propio de la narrativa y no de la lírica, desciende a un prosaísmo demasiado elemental para describir coyunturas políticas y amorosas en una mezcla-esa sí- muy anárquica.  Son textos militantes, preocupados por la realidad coyuntural, que, si hubieran sido escritos en prosa –son prosa de hecho- hubieran mejorado muy probablemente.

La Poesía, en mi opinión exige más que una descripción apresurada de lo que nos rodea. Exige depuración, pulimiento, desnudez del verso, sugerencia. No encuentro nada de esto en estos textos en prosa que ella llama poemario.

Lo lamento porque la aprecio a ella; no a su literatura. Al menos no a este libro.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.