Limitaciones subjetivas de una lectora.

 

 

 

Esta reflexión creo que debo hacerla delante de los posibles lectores/as de este blog, o de mi muro si lo están leyendo en Facebook.

En mis manos aterrizan libros de todo género, estilo, moda, formas de ver la vida. Unos los compro con entusiasmo, otros los compro por un impulso repentino que me lleva a ellos, en otros estoy interesada porque son de personas que conozco y que me interesa lo que escribe, algunos me los regalan.

Intento hacer una crítica sincera- eso siempre, no es que lo intente, es que siempre soy sincera- lo más objetiva posible y atendiendo exclusivamente a razones literarias. Del autor/a  me importa el texto.

Y sin embargo debo explicar algo aquí. En mi blog no encontrarán reseñas de la editorial Visor, ni de Cabaret Voltaire. Hay alguna de esta editorial, creo, antes de leer a su editor hará un par de años unas declaraciones tan despectivas, prepotentes y groseras hacia otras editoriales , tan infladas de ego y de “porque yo lo valgo” que decidí que “como yo no lo valgo” y se puede pasar perfectamente sin mí – le basta con sus aduladores- no reseñaría ningún libro suyo. Coincidía que un mes antes o así había comprado un libro de su catálogo. Un libro que en su día tuvo cierta notoriedad y me motivó interés: no desmedido pero sí alguno. No voy a decir autor ni título. Hoy, después de varios años en la Torre he liberado el libro.

Sobre Visor está todo dicho en un post de por aquí.

Sé que perderé buenos autores/as. Pero yo sí tengo la Libertad de elegir a quién no leo, a quién no reseño. Y hay actitudes éticas ante la vida que para mí son muchísimo más importantes que la literatura.

Por eso entre otras cosas mi blog tiene sentido tal y como es. Porque la única dependencia que tiene es la mía.

Esa libertad que me da no deber ni que me deban favores. No depender de amiguismos. No depender de palmadas en la espalda ni de silencios pactados.

A Visor y a Cabaret Voltaire, desde la humildad de un blog como muchos otros: ni agua.

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.