Restituir la compasión. «Las óperas perdidas de Francesca Scotto». De Elena Casero.

Todos los escritores/as seamos mediopensionistas  o sean de los llamados Grandes, soñamos con escribir eso que se llama “Una Gran Obra”, una Gran Novela, un Gran Libro de Relatos o un Gran Poemario. Muchos no por el “éxito” que eso suponga sino por llegar a la sensación que perseguimos como utópica desde que escribimos de haber hecho aquello que queríamos hacer. Haber conseguido escribir esa Obra que queríamos escribir. Esa que al leerla nosotros mismos podamos suspirar alegres y decirnos- aunque sea en voz baja- “ esto era”.

Las utopías nos encuentran escribiendo palabras humildes, al menos a los mediopensionistas, modestas palabras que-pensamos- escribimos lo mejor que sabemos y con la honradez de saber que la Utopía “siempre está muy lejos”.

Elena Casero lleva años tallando Literatura.  Despacio. Modesta y silenciosamente. Sin aspiración de figurar en nada, pero honrando la palabra. Ha tenido-como todos- obras mejores que otras, ha insistido en su propio camino, ha mirado las frases con sospecha y las ha ido desechando y volviendo a escribir.

 

Y esta labor de artesanía- porque el escritor es un artesano cuando es sincero- ha llevado a que hoy podamos leer una obra excepcional. Una novela magnífica. En la que no sobra ni falta nada, en la que bajo la aparente excusa de una intriga se nos recrea un tema que de largo conoce: el poder del perdón y la compasión que puede ejercer la Música.

Hay un clima, una atmósfera en esta obra, las óperas perdidas de Francesca Scotto, (Editorial Talentura) que, desde el inicio nos sumerge en un pasado que se hace presente. Que regresa con fuerza a través de la muerte de un personaje que nunca aparece en la novela salvo por referencia de los otros: Ricardo, director de música que muere al inicio de la novela.   Su muerte nos va a  llevar por senderos que Elena recrea con un lenguaje siempre justo, siempre evocador, muchas veces poético y a la vez muy directo. Senderos de miedo, de celos profesionales, de venganzas personales, senderos en los que las realidades políticas nos llevan al pasado argentino y las sombras de la Dictadura.  Todos ellos con un manuscrito que requiere reparación: ¿es falso, es verdadero, es el original?, y unos personajes que para conocer qué sucede con las óperas perdidas, nos tienen necesariamente que hablar de su pasado.  Y cuando el pasado se hace presente, latiendo  debajo de todo, persistente, repetitiva, aparece la Música. Todos los personajes de un modo u otro tienen relación con ella, y todos ellos a través de ella, mediante un ejercicio de estilo que va dejando semillas en el transcurso de la novela, nos demuestran que solo se llega a la comprensión del otro, a la paz, y también a la Belleza cuando es más importante la Música que la venganza. Es decir; cuando el Arte es capaz de elevar al ser humano por encima de sus sentimientos de odio, o de ira.

Quería referirme finalmente a la extensa y rigurosísima documentación musical que preside la novela; también para el lector, pues en  dos anexos se nos aclaran términos artísticos que, para los profanos pudieran hacer entender mejor algunas páginas de la novela,  y se nos remite a composiciones musicales adecuadas para ambientarla,  así como el interés histórico que también tiene esta al ofrecernos una interesantísima explicación del nacimiento de la ópera y de sus derivaciones, para entender quién fue esta compositora ficticia pero cuyo germen está en una autora real, casi desconocida como no podía ser menos por ser mujer.

 

He leído esta novela con demora, con lentitud, como se debe escuchar un concierto. Y al final de ella he llegado al último arpegio con la certeza de que Elena Casero ha escrito esa Gran Novela, con la que sueña cualquier escritor.

 

Puede bajar el telón:» L´amore del Cavaliere» de Francesca Scotto ha  sido un éxito. Queda el eco de la Belleza y la compasión humana.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Restituir la compasión. «Las óperas perdidas de Francesca Scotto». De Elena Casero.

  1. Milagros Diaz-Miguel Iglesias dijo:

    Al igual que me pasó con el libro, paladeo la magnífica reseña y me hace sentir bien.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.