El Unicornio y la Tesis previa. Iris Murdoch

El Unicornio de Iris Murdoch es una novela de calidad que a mí me ha cansado bastante. Me explicaré. He leído 170 páginas y el final.

La novela plantea algo que a mí me distancia completamente de ella: el tema de la expiación de los pecados terrenales- como el  adulterio- o de un crimen –que hoy casi consideraríamos justificado-, de modo que se anula la  propia personalidad convirtiendo al resto de los protagonistas en fieles servidores de esa auto condena.

Los personajes están muy bien caracterizados, la atmósfera de estilo casi gótico o lovecraftiano está perfectamente conseguida, los paisajes magníficamente descritos, los héroes y villanos, el arquetipo del “personaje exterior” que desea liberar esa especie de hechizo, también.

Y sin embargo…

Sin embargo la tesis, porque el libro sostiene una tesis desde el inicio, a mí me distancia. Yo no creo que se deban escribir “libros que sustenten una tesis”, porque no funcionan salvo para quienes están previamente convencidos de ella.

Murdoch cree. Cree en la expiación de la culpa. Cree que el adulterio es una cosa terrible, cree que hay personas que están dispuestas a anularse para que alguien expíe sus pecados. Y quiere que me lo crea yo, y a los personajes les hace decir unas cosas que a mí me suenan a disparate.  Nos crea un personaje misterioso, aislado, alrededor del que giran todos los dramas fronterizos de gentes con dramas paralelos, les hace establecer conversaciones filosóficas acerca del Bien y del Mal, sobre el sexo reprimido, sobre las carencias de ambición o sobre el Poder.

Y a mí me parece moralina.

En conclusión: creo que es una novela de calidad literaria marcada por una tesis previa. Y a mí el desarrollo de la tesis me cansa una barbaridad.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Libros Inacabados, Literarismos. Guarda el enlace permanente.