Breve nota sobre Brendel y el humor en el Arte.

Leyendo a Brendel en su ensayo sobre lo cómico en la música clásica. Habla de “broma musical”, del “stacatto” y se refiere a ese término poniéndolo en relación con Kandisky, con quien lo asocia.

 

Es interesantísimo el juego de correspondencias que hace y que “desata” en mí.  Escribe sobre “falsas notas” que son bromas, juegos, en Beethoven o Schubert o Haydn.

 

Lo cómico como desafío a la norma a la vez crea un estilo normativo  que, al desafiarla, tiene que romper sus propias reglas.  Pienso en pintores como El Bosco, Miró. En artistas como Tapies, o en la “broma total”  que, según esto, es La Sinfonía de los Adioses: ¿No es una guasa inmensa que se vayan yendo los miembros de la orquesta para quedar en la verdadera sinfonía: el Adiós que es el Silencio?

 

Pienso en la vanguardia escritural. Dadá. O una página en blanco. Provocación y guasa. ¿El mundo del Arte proponiendo el humor como un juego lúdico?

Me interesan muchísimo estos libros porque me hacen pensar y establecer correspondencias.

  • Esta nota corresponde a mi diario personal.*

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Arte, Literarismos, Musicalerías y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.