De mi diario personal.Música , libros y editores…

De mi diario. Once septiembre. Música, libros y editores…

Notas breves al hilo del transcurso del día.

Otoño al menos unos días. Bajada de temperaturas. Me despierto con tos a las nueve y media. Jersey. Placer del paseo sin el sol aburriendo el paisaje. Escucho a Borisek, o como se escriba, en RNE Clásica. Monótono. No me conmueve. Dicen que es un intermedio entre el arte antiguo y Beethoven. No me llega su música. Repetitiva. Sin modular. Falta de alma.

 

Lola Larumbe encontró a Musil. A la espera, por tanto. Leo a Ida Vitale. Me divierte. Literatura amable no exenta de dardos.  Harta y cansadísima de la literatura del escupitajo

 

Me temo que compraré pocos imprescindibles. Editores que  repiten su novedad “ impactante” cada dos días. He terminado por ocultar noticia. Hay que ser más original.

 

Alfaguara repite como loro que si queremos leer a Pérez Reverte. Pues mire usted; no. No queremos- hablo por mí- leer a semejante estafermo. El otro día alguien les puso que “no”, y salió el aplausometreador de turno con que “no debía poner eso” Risible. Si pones una pregunta, te arriesgas a escuchar lo que no quieres. Otra cosa es que no preguntes. La  inteligencia de quien lleva el marketing en las editoriales, a veces está en niveles de media neurona.

 

Cambia la música y ahora es un compositor belga del 18, muerto de tuberculosis a los 24 años, del que no consigo entender el apellido pero que me gusta muchísimo más. Así pasa la mañana musical, que va de compositores belgas, por lo que veo. Y mientras, me avisa Lola que mañana aterriza Musil.

 

A la tarde, después de comer en casa- el mini catarro se ha convertido en catarro- porque no me apetecía comer fuera, después de comer, digo, me echo y me quedo sopa: despierto a las cinco. Sueños confusos en los que, sin saber la razón, estoy guardando hilos de lana. El paseo a las cinco y media, con chaqueta: no hace frío, pero yo lo tengo.

 

Me pilla con el bocata a las seis y pico la llegada de Musil.  Será en un par de meses cuando lo alterne con Ludwig. Veo el anuncio en Páginas de Espuma del Chejov de cartas y ensayos.  Ese Chejov sí me interesa.  Lo apunto aquí para que no se me olvide.

 

Tomo algo para el dolor de cabeza. Hay nubes que van cubriendo el atardecer. No sé si andaré con fiebre pero tengo una sensación de duermevela que, sin embargo no es desagradable.

 

Otro día más.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en De mi diario personal. Guarda el enlace permanente.