Una mancha en la pared. Sobre Philip K Dick y Carrére.

Breves apuntes sobre el libro de Carrére, «yo estoy vivo, y vosotros estáis muertos«. Irá reseña más adelante, es un mera aproximación.

Leyendo la biografía de Philip. K. Dick que ha escrito Carrére, me vuelvo a preguntar si lo importante en un escritor es la excusa o su escritura.
Carrére nos cuenta a todo Dick. Y Dick era un paranoico creador y según algunos visionario. Yo no le he leído y no puedo opinar de sus libros. Pero a lo que voy es a si se justifica a un escritor por su biografía o por sus textos.
A mí, que Van Gogh estuviera mal de la cabeza me importa poco. Lo que me importa es que en mi criterio creó Belleza. Otra cosa es que el sufrimiento, el dolor, o la locura incida en la escritura: sea el desencadenante de esta. Es lo que parece sugerir Carrére. Y probablemente lo que desencadenó también la pintura de Van Gogh. Las cartas de este a su hermano Theo sugieren eso. Un mundo deformado ante la normalidad de los otros, a veces irreal, a veces de pronto, lúcido, y vuelta a empezar. Y Dick parece estar en ese “plano” de la no realidad.
Me está interesando mucho el libro aunque hay alguna parte que me cansa un poco más, pero lo acabaré. Me hace pensar también en qué es realmente eso que llamamos “normalidad”. Por asociación personal me fui el otro día leyendo a un ejemplo mío, personalista. También el Asperger a veces “deforma” esa realidad “normal”. Por ejemplo, una mancha en la pared puede llenarse de rostros que te miran. Y cuando me abstraigo mirando esa mancha sin importancia yo me puedo “meter” dentro de esa mancha y lo real no existir para mí. Quizá todo dependa de cómo vemos. Alguien simplista y que no mire más allá de sus narices me dirá: “si hay una mancha en la pared, hay que quitarla”. Yo, sin embargo por un rato habré estado dentro de ella.

Tardaré en la lectura, ya digo que hay “zonas” de narración que me cansan un poco, pero el libro me interesa.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.