Reflexiones musicales un poco desordenadas. Brendel-Massin; Schubert, Beethoven.

Ando con Brendel y estoy leyendo un artículo sobre las sonatas para piano de Schubert de 1822 a 1828. El caso es que Brendel dedica el ensayo no solo a explicarlas sino a explicar diversos malentendidos  en contraposición con Beethoven. Y mira que le gusta este último, pero viene a decir que ambos no son comparables. Que mientras este era un “arquitecto” de la música, Schubert era un “sonámbulo de la misma.

Explica con rigor y metódicamente la construcción y viene a decir al final que no, que Schubert no era un “aspirante a ser Beethoven” para entendernos, como a veces se le ha tachado. Pero lo que me ha hecho pensar no ha sido solo esto, sino que hay una leve referencia a las óperas de Schubert y Brendel dice que este en sus sonatas tiene todos los atributos que se le podrían pedir a una ópera, o al teatro. Y entonces me he ido recordando por eso de la asociación de ideas a Brigitte Massin; que escribió dos volúmenes sobre Schubert. Esta, desprecia bastante la labor “operística” del artista y efectivamente dice que no pudo nunca aspirar a imitar a Beethoven.

Una se queda pensando. El ensayo de Brendel es del 74. Creo que la primera edición de Massin es del 73-aunque yo tengo una reedición muy posterior-. ¿Conocía Brendel las ideas de Massin y quiso digámoslo así, darle una colleja?…

En el libro de esta, que yo tengo apenas empezado en su segundo tomo sí advertí en su día un cierto aire condescendiente al tratar a Schubert. Un tono de “pobre incomprendido que no llegó a ser como otros”. Y sin embargo hay una ausencia de explicación técnica absoluta. Es más una obra de “opinión” y llena de datos históricos. Y digo que me quedo pensando porque Brendel desmitifica juicios a priori, que parecen haberse quedado en el imaginario de “los aficionados” a la música, y eso me lleva a pensar la cantidad de barbaridades maniqueas que se pueden decir en arte.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos, música. Guarda el enlace permanente.