Formas de naufragar. Ara de Haro. «Ciudades en las que un día naufragamos».

Ciudades en las que un día naufragamos, de Ara de Haro, editado por Talentura Libros, es la cuarta novela- excelente- de una escritora que viene de lejos y se le nota.

Ara de Haro nos presenta tres historias que son la misma historia, la de Michael Dodds. Un fotógrafo con aspiraciones de escritor, de pasado más bien oscuro, que se nos irá desvelando en los relatos a través de alusiones, insinuaciones y sobreentendidos.  La historia parece iniciarse en Nueva York, continuarse en Fiesole y concluir en París. Pero la autora, a través de tres mujeres distintas que también guardan una conexión entre sí que deberá ir viendo el lector,  nos cuenta una historia  que viene de antes.  Y este en el fondo el núcleo de la novela. Porque Ara de Haro nos propone la historia de un naufragio; personal y público.

El derrumbarse de las vidas a menudo guarda relación con los actos que omitimos, con las palabras a destiempo y con  los errores que cometemos. Esas nimiedades que trastocan, esa sutilidad del pretexto.

Haro relata con un lenguaje contenido, sobrio, medido, de frase directa, casi también fotográfica y muy visual, a través del procedimiento de desenfocar el foco, cómo Dodds ha llegado a ser quien es apenas sin entender porqué. Resalto lo de desenfocar el foco porque en cada historia este resalta sobre una de las mujeres con quien él tiene relación: sin embargo si leemos con atención lo que sale a la luz no es la personalidad o no de ellas sino cómo él  llega con cada una a un tipo distinto de naufragio. El primero de carácter casi elusivo, y de casualidad, el segundo mediante la fatalidad de un amor inexistente, el tercero y último,  con la asunción de que todo lo que se quiso alguna vez vino a diluirse en la nieve.

 

Ara de Haro ha escrito una excelente novela. Con oficio. Dándole al lector-a las pistas necesarias para no naufragar, y dejando que sus personajes respiren, tengan vida por sí mismos, tengan voz propia. Como la suya: una Voz original, personalísima, reflexiva no solo en el propio desarrollarse de la novela sino también en las opiniones de los actores, llegando en algunas páginas a la metaliteratura.

 

Es estimulante leer y disfrutar libros así. Libros que dicen, que narran, que cuentan. Libros sin impostura, con un lenguaje que en muchas ocasiones mantiene dosis de altísimo lirismo y con una elegancia en el narrar que se agradece enormemente.

 

Obvio es decir que recomiendo la novela con entusiasmo.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.