Zagajewski. Primera aproximación a «Una leve exageración»

Llevo leyendo “Una leve exageración” de Zagajewski, varias semanas. Quería apuntar varias cosas de una primera lectura.

 

La sensación de pérdida. La extrañeza  de los lugares en confrontación con lo que esos lugares son en realidad. Ese transterramiento que en él funciona de modo distinto que en su familia. En ella es un recuerdo nostálgico de lo perdido. En él es la melancolía por no poder sentirse en realidad desterrado. Por eso es como si en él existiera siempre la percepción de estar en un no lugar.

 

Impresiona el trato y el cuidado con el que escribe de su familia.  Como si él, de algún modo, sintiera que ha traicionado esa manera de ser. Bellísimas las páginas que dedica a su padre y  su labor protectora con la madre.

 

Las descripciones de paisajes. La impregnación del deseo de Belleza que siempre reside en sus escritos.  La necesidad de armonía.

 

La confrontación –casi airada- del intelectual que reflexiona , junto al “opinólogo”- el término es mío-; la sensación de afrenta que le causa la gente que no piensa, que no tiene ética intelectual.

 

Seguiré con él. Despacio. Porque lo merece. Esta es una breve primera nota.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.