Leyendo a Cioran-“Diarios”- Breve nota aproximativa.

Estoy leyendo a Cioran. Omito los datos biográficos porque lo buscáis en google y acabamos antes.

El caso es que en estos diarios que estoy leyendo siento una contradicción muy curiosa, una contradicción que, me parece a mí, es muy actual: Cioran continuamente se está “fustigando”, a él y a la raza humana, parte, por decirlo de alguna forma simple, de que la mejor manera de vivir es la indiferencia ante sí mismo. La inacción. A la vez, siente que esa inacción e indiferencia le lleva al asco. Una teoría muy existencialista, pero: pero por otro lado Cioran está siempre buscando algo que él llama “la Gracia”. Es decir, el Espíritu.  Escribe sobre Bach y viene a comparar escuchar su música con entrar en la Eternidad.

 

Me parece paradójico: alguien que increpa, se increpa, busca siempre incluso el anulamiento de su persona, y sin embargo anhela un algo más, tiene un deseo de ser otra cosa aunque muy sutilmente expresado.

 

Mientras lo leo, discuto con él: y discuto porque me parece inteligente y lúcido. No me parece un impostor en sus diarios. Se cuenta a sí mismo. Discuto con él porque advierto a pesar de él mismo alguien con remordimiento, alguien con necesidad de expiación, y respeto que eso le lleve al auto anulamiento, y a la vez a la duda.

 

Y me pregunto si no será esto igual de actual hoy.  Si no seremos en el fondo seres que de tanto autoculparnos, nos anulemos a nosotros mismos y a la vez en el interior busquemos algo que nos ilumine; otro estado del Ser.

Seguiré hablando de él, por aquí.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.