Conocer al escritor. Sobre una reflexión de Cioran.

Espero que disculpen el nuevo “ formato” o estilo de este blog. Aparte de las reseñas que vaya haciendo voy a ir comentando temas culturales que me interesan, breves reflexiones que solo quieren llevar al lector a pensar-si así quieren- sobre aspectos del ámbito cultural.

Y empiezo con una pequeña anotación que me surgió ayer sobre uno de los libros que sigo leyendo hace meses, los diarios de Cioran.

 

Dice Cioran que el escritor es mucho más sincero en una conversación que en un libro. Y que por eso es más importante tratarlo que leerlo.  Dejando aparte un pensamiento de ahora mismo en el que pienso lo inútil que esto es cuando el escritor está muerto, ayer se me pasaron por la cabeza dos ideas.

 

Uno. ¿Qué ocurre con los libros que como el de Cioran son pura desnudez?…¿creemos al libro o a la persona que dice eso en el libro ?

 

Y dos. La franqueza pretendida en el “trato” ¿ no se enmascara también a veces? Esos escritores tan afables en el trato que escriben libros grotescos o macabros. ¿Se finge siempre o son a veces meras elusiones de la verdad en un sentido  o en el otro?

 

Añado que no me salgan con la frase de que el poeta es un fingidor, porque es un topicazo insufrible.  Y añado hoy también: si es mejor para conocer al escritor, tratarlo en persona, hay que deducir que es inválida la literatura de Hamsun porque a finales de su vida tuvo convivencias con los nazis, o  debemos dejar de leer a un autor/a de nuestros días porque sea en el trato un perfecto grosero aunque escriba libros magníficos?…Cioran parece que considera el «libro» como un artefacto  exento del autor.  En todo caso un artefacto que no es tan sincero como quien lo escribe.

Me hace pensar. Eso es bueno.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos, Teoría Literaria. Guarda el enlace permanente.