“Enfermos Antiguos”. Vicente Valero y un mundo que no existe.

Enfermos antiguos, de Vicente Valero es una delicada miniatura de un mundo que , ahora sí, no volverá más.  Lo edita Periférica y tuvo la mala pata de publicarse en este despiadado 2020. Tuvo reseñas, algunas presentaciones, y después se hizo el silencio como para casi todo.

Vicente Valero ha tenido mala suerte. Porque publicar este año para cualquiera que escriba ha supuesto en la mayoría de los casos en España, un ensordecedor silencio  a partir de marzo. Aunque después se han hecho loables intentos, casi al borde del heroísmo por parte de editores, libreros y lectores cómplices para sacar adelante lo que se pudiese, no siempre y no con muchos libros que lo merecían se ha hecho.

 

Y este libro lo merecía. Naturalmente ahora, después de todo lo que ha sucedido quizá el libro no permanezca en librerías, relegado por otros digamos de mayor “renombre”. Pero Vicente Valero ha escrito una miniatura delicada y a veces exquisita de la Ibiza del fin del franquismo y de las costumbres. Las costumbres en una sociedad cerrada y bastante provinciana que se empezaba a abrir al turismo y que en él veía el indicador de los nuevos tiempos. Y una de esas costumbres era visitar a los enfermos. Y ahí, Valero con un lenguaje absolutamente autobiográfico nos deja personajes entrañables y anécdotas llenas de ternura.

 

Mientras lo leía pensaba que lo que me relataba, aunque transcurriera en Ibiza, también lo conocía yo. También en Madrid se tenía la costumbre de “visitar a los enfermos”,  llevarles un “obsequio”; hacer eso que se llamaba la visita de cortesía.  Valero es muy visual al describirlo y muy directo.  Esto sin embargo a veces le resta al libro: Valero no se atreve, o no ha querido, literaturizar. Es decir, no ha querido hacer literatura del recuerdo y en ocasiones eso hace que la narración sea más un anecdotario que algo generalizable. Pero no siempre ocurre así: el penúltimo capítulo que precisamente parecería una anécdota, en el que cuenta la llegada de un nuevo maestro a la escuela consigue reflejar a nivel general cómo se acababa un mundo antiguo y llegaba un tiempo nuevo.

Tiene Valero un estilo muy personal y eso es muy destacable, y recuerda bien. Solo me falta algo de lirismo al describir, pero esto es muy subjetivo.

 

Al terminar el libro he pensado que, sin querer, Valero no solo ha descrito un mundo antiguo sino que por desgracia el mundo en el que se publicó hace tres meses, ya tampoco es el nuestro.

 

Yo lo leería. Aunque solo fuera por darle una alegría al autor y rescatar del silencio este libro que merecía mayor fortuna, impedida precisamente por una enfermedad  que diox confunda. Visitemos sus páginas haciéndole así el “obsequio” de la lectura.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Enfermos Antiguos”. Vicente Valero y un mundo que no existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .