La Feria del Libro de Octubre.

A los organizadores de la Feria del Libro.

 

Quería simplemente decirles una cosa, desde mi modesta posición de lectora y a veces acogida como aprendiz de escritora en alguna caseta amiga.
En mi opinión personal y subjetiva no se trata de que haya un seguro que cubra gastos de la Feria si no se celebra o ayudas económicas por las posibles y muy probables pérdidas si no va la gente.
En mi opinión personal se trata de algo mucho más importante, al menos para mí:
Si se celebra la Feria porque “ se cubren gastos y pérdidas” con un seguro o lo que sea, lo que se demuestra es que lo que NO IMPORTA es la salud de la gente.
No se puede uno cubrir las espaldas con un seguro y al pobre visitante que le den si se infecta. Que eso “no le compete” a la organización.
Es un disparate celebrar la Feria del Libro: podrán ustedes tener compensaciones económicas, pero mi salud no vale un libro de más.
Yo no iré. Y aunque el que yo no vaya no significa nada en un mar-una marea- de gente – que tendrá la inconsciencia de ir, y tampoco mi opinión tiene relevancia frente a los intereses económicos de quienes la organizan, quiero dejar constancia de que es una irresponsabilidad realizarla. Y mayor es decir esto con el lema de “la Feria resiste” o similar.
Parece que es más importante que la Feria “resista” a que perdamos la salud.
Y por ahí no paso.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.