Ernesto Calabuig y la serenidad del Tiempo.

Ernesto Calabuig acaba de publicar La PLAYA Y EL TIEMPO, en la editorial  Tres Hermanas.

Este es un libro de cuentos elegante, sobrio, mesurado, moroso, profundo y exquisito.  De contenido enriquecedor y que lleva al lector/a a detenerse en cada relato porque cada relato incide-aunque sea de diferente manera- en dos temas que atraviesan el libro: El tiempo como un factor que altera no solo nuestras vidas sino el recuerdo de ellas, y la causalidad o casualidad, o el azar que implica que una vida cambie, se bifurque o  incluso, se detenga.

 

Todos los relatos tienen en común un lenguaje elegante y sobrio: eso que antiguamente se llamaba “buen gusto”. Todos los relatos tienen en común la mesura, es decir, el tono pausado y sin alteraciones extemporáneas que nos hagan distanciarnos del relato. Todos los relatos son morosos, es decir, adecuan el texto a un “tempo” y a una atmósfera en la que el texto fluye y se desliza, haciendo una metáfora como arena en las manos. No hay prisa en estos escritos. No se exige al lector/a que galope por el texto: el Tiempo no galopa, sino que transcurre.  Todos los relatos son profundos. Dirá quien me lee que a qué me refiero: a que todos los relatos cuentan una historia que hace detenerse, ir más allá de la propia historia, pensar sobre ella, implicarse en ella.  Y por todo eso, es un libro exquisito.

Y todos los relatos, además marcan una semántica del Tiempo. Una simbología de los años. Una filosofía del transcurso. Los personajes de estas historias han devenido en otros, o hubieran podido devenir en otros si no hubiera intervenido el azar, o una decisión distinta a la que se tomó.

Todos los relatos detienen su silueta en la playa que no cambia y en el tiempo que pasa sobre ella: metafóricamente hablando, y por tanto sobre nosotros.

Este es un libro sosegado. Lleno de paz, y lleno además como conclusión final, de aceptación del ser de uno mismo. De tranquila aceptación de todos los aconteceres que el Tiempo dibujó sobre nuestra playa.

Es el libro de un escritor sereno que sabe que transcurrirá el Tiempo, y la playa permanecerá.

Hacen falta libros así: libros que nos hablen al corazón y al espíritu interior. Libros que nos hagan buscarnos sin prisa, libros que nos hagan detenernos en el camino y mirar la playa. Libros que nos dejen esta paz de saber que, al final, se puede encontrar “el silencio y la paz”.

En estos tiempos oscuros es un libro necesario, valiente e imprescindible.

 

 

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ernesto Calabuig y la serenidad del Tiempo.

  1. Comparto tus apreciaciones sobre este libro tan precioso. Y me detengo, como me sucede a veces con tus escritos, en algún pasaje que me interpela. Un libro sensible de verdad, que invita como vos decís a la «aceptación del ser de uno mismo. De tranquila aceptación de todos los aconteceres que el Tiempo dibujó sobre nuestra playa.»

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.