Divagando con Jordi Doce.

Termino Zona de divagar, de Jordi Doce. Me ha interesado mucho. Son artículos breves: el más largo el que se refiere a Elías Canetti y su visión de la literatura.

J.Doce, escribe no solo sobre diferentes autores, como Alejandro Rossi, o Miłosz, sino sobre sí mismo y su idea del arte. Muchos de estos textos son prólogos a diferentes libros, pero otros son “divagaciones” del autor.

El libro, diría yo que tiene una línea común: la forma de acercarse al arte creativo, su forma de decir lo indecible, y la manera en la que resolvemos la expresión de lo no dicho.  Por eso se mueven en un contexto resbaladizo: entre el texto como tal y lo que leemos entre líneas, lo que” divagamos” para que el lector transite por esa zona.  Jordi Doce busca en los diferentes autores y en sus propias divagaciones ese nexo tan tenue por donde se escapa el escrito, aspirando a -o no aspirando sino rodeando- la permanencia o la palabra intuida.  Como si al elidir lo inexpresable, la realidad fuera eso precisamente.

 

A mí me ha interesado mucho y me ha hecho ver de otra manera a autores como Tranströmer que, para mí es un autor en exceso distante y del que ahora puedo entender su minimalismo; o al propio Canetti tan mal leído por mí a los veinte años y al que regresaré con otra perspectiva.

Además, este no es un libro para “diletantes”: está escrito en un lenguaje sencillo, elegante y culto, a la vez que con un estilo ágil que incita a seguir leyendo. Abre puertas y nos hace preguntarnos por temas de interés sobre qué es el arte, qué significa crear, y las mitificaciones a veces absurdas que se hacen, debidas al marketing, por ejemplo.

 

En resumen: un excelente libro que nos lleva de la mano por la zona de divagar para así encontrarnos en el territorio de las preguntas.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.