Auden y asociaciones sobre la Naturaleza.

Leo el poema de Auden “elogio de la caliza”. En traducción de Jordi Doce. Releo dos veces el poema. Sé que lo volveré a leer para impregnarme de su sobriedad.

Lo leo e inmediatamente, igual sin motivo, asocio el poema con libros leídos, como los “diarios del agua”, de Deakin. O “bajo tierra” de Macfarlane. Después pienso que sí, que hay un motivo: esa concepción de la naturaleza, sobria e indiferente, porosa en ocasiones, dura en otras. Los tres autores que nombro encuentran en ella esa altivez de lo que nos está vedado. Se acercan a ella y la intentan explicar. Y rodeándola, nos dan esa sensación de lo eterno y de nuestra finitud.

Restauran a mi modo de ver la equidad de lo que permanece frente a lo imperfecto de nuestra mortalidad.

En este tipo de lecturas estoy. Me disculpará quien me lea que, más que reseñas lo que voy haciendo son breves notas de lectura. Otra forma de acercarme también a la reflexión desde aquí.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.