Marsé en su desnudez. “Notas para unas memorias que nunca escribiré”.

Se publica después de morir Marsé sus Notas para unas memorias que nunca escribiré. Sus apuntes diarísticos del año 2004 y varias de sus libretas de notas.  El libro fue avalado por el propio autor y corregido por él, según se nos dice en el prólogo.

Es decir que no es un libro de recopilación aprovechategui. Marsé quiso que se publicara.

Cuando lo he terminado he pensado la falta que nos sigue haciendo gente como él en este país de meapilas, sumisos al Poder, acomodados en el silloncito, miedosos de salirse del carril que les han dicho que es necesario para tener prestigio en el mundo cultural y así siguiendo.

Marsé aquí es real, es sincero, es directo, es puro Marsé, con sus exageraciones, con sus vulnerabilidades, con su lirismo-porque lo hay- con su hartura  de tanto jilipollas -con jota- del mundo cultural y político. Es íntimo porque este tipo de diarios son desnudos, es visceral porque los diarios de verdad lo son, y alguno/a podría pensar que a veces es injusto, pero en los diarios personales -y lo digo porque yo tengo uno- no se para uno a pensar si es o no injusto: se escribe lo que se piensa.

Va a levantar ampollas: tanto en la derecha facha españolista como en el independentismo histérico fanático. Y en muchos ambientes culturales que salen expuestos en toda su humillante servidumbre de bien pagados/as.

De más está decir que a mí me ha gustado muchísimo. Puedo no compartir algunas cosas, pero esta sinceridad, esta franqueza, esta no impostura, la agradezco como si fuera un vaso de agua fresca lanzado a la cara de tanto tonto del culo como sufrimos en España.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.