Almudena Sánchez: tocar hueso. “Fármaco”.

Almudena Sánchez acaba de publicar “Fármaco”. Un libro que hay que leer bien y sabiendo lo que se lee. En los resúmenes que se hacen del libro se cuenta “alegremente” que la autora nos cuenta “su” depresión.

Y no. Almudena Sánchez hace literatura de altísima calidad tratando un tema que no se ha tratado hasta ahora con esa delicadeza, con esa crudeza y también con esa ironía, hasta ahora. Sí; es autobiográfico, pero es lo que menos importa, porque es generalizable a todos y cada uno de los que muchas veces, ante cualquier enfermedad hemos escuchado el “eso no será nada”.  Además, es generalizable porque escribe, habla, narra, sentimientos de abandono, de dolor, de incomprensión, de desamparo, que a cualquier ser humano le han podido ocurrir.

Y además es necesario porque toca hueso en un tema como la Depresión que hasta ahora se ha tratado y se sigue tratando de forma despectiva, conmiserativa, cuando no riéndose de ella.

Esto lo consigue la autora con un exquisito manejo del lenguaje, Con una catarata de metáforas, símbolos, alusiones, significados que pueden dislocar una frase pero que lo que consiguen es que entremos en el mundo que nos quiere narrar. Con una cuidadísima elección del cómo y el qué contar. Y con una Voz Propia. Absolutamente personal, absolutamente suya. A nadie más que a ella misma debe la autora esta Voz.

Además de la a veces finísima ironía, del humor- el capítulo del “plátano” es dentro de lo que realmente significa- la absoluta incomprensión de sus interlocutores- tratado con un humor que hace sonreír, aunque la sonrisa sea-sí- amarga.

Hay mucho cansancio en este libro. Y es visible, solo que se trata tan elegantemente que nunca sentimos que la autora “da un puñetazo en la mesa”: no: solo sentimos su propio cansancio. Y leemos entendiendo el por qué y el cómo lo cuenta así.

Y también hay mucha rebeldía, mucho “portazo”, mucho “no es esto”, mucho “ ya está bien”. Y también podemos leerlo con “calma” porque Almudena lo relata con tanta distancia-aparente- que nos lleva de la mano con ella para pegar ese portazo.

A mí el libro me ha conmovido, me ha emocionado, he disfrutado de su Literatura. De sus frases cortadas, de sus enumeraciones, de sus complicidades con el lector, de su forma de decirse.

Ahora, yo espero el siguiente libro de Almudena Sánchez. Creo que la autora tenía que escribir este libro, creo que además sus lectores se lo agradeceremos, y creo que ella misma sabe -aunque aún no se atreva mucho a pensarlo- que ahora SÍ, puede y debe escribir cuentos, relatos, novelas, lo que la dé la realísima gana, porque quien sale de las sombras llega a la luz.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Almudena Sánchez: tocar hueso. “Fármaco”.

  1. Milagros Diaz-Miguel Iglesias dijo:

    Está en pendientes y con ésto, deseando zambullirme en la catarata de metáforas, símbolos, alusiones, etc..
    Seguro que sentiré identificada con un monton de sensaciones.
    Gracias

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.