Reginald Arkell: alimento para el espíritu

Me vais a permitir el «arrebato».

Hay libros que sosiegan, que calman, hay libros que, al acabar de leerlos sabes que no se van a ir nunca del corazón. Que son de los elegidos porque confortan, porque mantienen la luz encendida y la belleza, porque cuando los colocas en su lugar en la Biblioteca personal sabes que estarán ahí hasta que tú-yo- te » vayas». Cuidando calladamente tus días y tus noches; viéndote envejecer y sabiendo que de vez en cuando los releerás y que son esos viejos Amigos que nunca fallan. Hoy que se escriben tantos libros «para volarnos la cabeza», qué júbilo leer libros que nos besan la frente cuando lo necesitamos. Así es «Recuerdos de un jardinero inglés» , de Reginald Arkell. Editado por Periférica. Al cerrar sus páginas, me lo llevo al corazón y le digo:» Gracias».

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.