Maris Kogoj.  Olvidos extraordinarios.

Este “retazo” viene a cuenta de algo que me sobrecoge. Un hecho habitual en mí,  escuchar un concierto en la radio,  me lleva a “Las Bagatelas” de Kogoj. Hay en el concierto otras obras, pero a este compositor no le conocía. Pienso que, con todo lo que me queda por saber de música,  soy una absoluta ignorante.

 

Después, alguien que conoce muchísimo mejor que yo no solo compositores y obras, sino técnica musical, y que también en ocasiones la interpreta, me dice que a este compositor no le conocía; eso ya me parece de más relieve.

 

Me voy a recurrir a lo que siempre recurrimos: Google, la Wikipedia, y apenas dicen salvo lo que nos dijo el locutor del programa; que nació en Trieste en 1892 y que murió en Ljubljana en 1956.  Que estudió con Schönberg y que en los años veinte “fue inmensamente popular”, da cuenta de una ópera.  Después llega el sobrecogimiento: lo que dijeron durante la audición: que desde 1932 a 1956 estuvo encerrado en un manicomio por esquizofrenia.

 

 

Hay una foto de él; un joven con gafas y los ojos en exceso abiertos: mirando. No se sabe si ya adivinando, el futuro de horror que le esperaba.

 

Busco y no encuentro apenas más información, cosas sueltas y deslavazadas: alguien destinado al olvido.

 

Me pregunto qué pensó, qué sintió desde 1932 a 1956. Me pregunto si no fue uno más de los intelectuales purgados por el régimen comunista. Me pregunto por qué no se han representado casi sus obras. Escuchando sus “bagatelas” que, además, nos dice el locutor, fueron “arregladas” por otro”, pienso en la sinrazón de la desmemoria : como si casi no hubiera existido, como si encerrarlo significara tener que olvidar su Música, como si quisieran transformar esa Belleza en un olvido extraordinario.

 

Me gustaría que se recuperase esta figura. Ahora que parece estar de moda sacar a la luz a cualquiera que haya hecho no sé qué en arte, me gustaría saber por qué le encerraron,  cómo fue su vida, si le arrebataron la Música que compusiera , tratándole de loco.

 

Me desasosiega esa vida perdida para la memoria del Arte, sin que a nadie parezca importarle nada, mientras resuenan en mí esas “Bagatelas”…ironía del título, por cierto.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en a retazos. de mis cuadernos., música. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Maris Kogoj.  Olvidos extraordinarios.

  1. Qué interesante, Alena. Voy a buscar yo también. No lo conocía.
    Gracias por acercarnos a este mundo de la música, a veces tan desconocido

    Me gusta

  2. Realmente, sobrecoge la historia de este músico, Alena. Buscaré esas Bagatelas a ver si las encuentro para poder escucharlas, me intriga mucho, ahora. Hoy, sería una persona con un tratamiento y haciendo, seguramente, vida normal, qué cosas! Aunque si por lo que sea le quisieran abocar al olvido también lo hubieran conseguido.
    Saludos!!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.