Dostoievski y Maillard; divagaciones

Leyendo libros distintos aparecen- me aparecen- ideas en asociación.

Acabo de empezar a Maillard, La arena entre los dedos,  a Dostoievski, Diarios, – en Alba editorial, porque no me interesa el batiburrillo de la edición de Páginas de Espuma, es decir: no me gasto el dinero que me parece excesivo en una edición que pretende recogerlo todo, mezclando lo interesante con lo descafeinado-, y picoteo en otros.  Ayer ( diciembre del 2021) pensaba en unas palabras de Dostoievski sobre el tema de los juicios populares. Se acababan de implantar en Rusia. Defiende que es estúpido absolver a alguien que es culpable objetivamente achacándole que “ tuvo la culpa el medio”.  O sea, la situación en la que se encontraba.  Y es cierto porque se llega al más completo de los absurdos, como demuestra en ejemplos.

Sí. Pero, a la vez, me viene a la cabeza un personaje de novela: Jean Valjean : detenido y siempre prófugo por robar un pedazo de pan.

Luego, Dostoievski dice algo curioso: “ Al hacer responsable al individuo , el cristianismo reconoce al mismo tiempo su libertad En cambio al hacer al hombre dependiente de cualquier error de la estructura social , la doctrina del medio le dota de una impersonalidad total, lo exime completamente de cualquier deber moral de índole personal, de todo libre albedrío y lo reduce al grado más bajo de esclavitud que pueda imaginarse”.

Es curioso, porque es la definición y afirmación más radical de libertad del cristianismo que llevo leída, y mira que he leído.  Según esto, el hombre es libre de sus actos y responsable de ellos sean cuales fueran sus circunstancias.

Después, en estas “asociaciones” , recuerdo a Maillard, en su frase “ Ser es estar cercado” y luego: “romper los límites que nos hacen ser”, “dejar en suspenso el juicio  sobre la posible <des-aparicion> de una muy antigua creencia”.

Maillard va más lejos que Dostoievski: hay que suspender el juicio para concentrarse en el acto de Ser: en cómo “ se va siendo”.

Y yo, leyendo todo esto me pregunto si no será que al ser individualmente libres de actuar, solo lo somos si somos conscientes de lo que somos.

No es un trabalenguas; son puras divagaciones, y habrá más.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en a retazos. de mis cuadernos., Literarismos. Guarda el enlace permanente.