Notas sobre “Un arcángel manchado de hollín” de Ana Blandiana.

Se me permitirá que en vez de una “reseña” al uso traslade aquí las notas de lectura que me fue sugiriendo este volumen editado por Galaxia Gutenberg. Las notas fueron tomadas según iba leyendo el libro.

Esta es una poesía del ocultamiento, que se inscribe en un contexto de represión, al menos en los dos primeros libros que llevo, ya iré añadiendo.  En la figura del muro, del espejo deformante. De un exterior que nos obliga a aislarnos, y, a la vez, la Poeta no puede dejar de “decir”.  Cada frase, incluso cada palabra hay que leerla nunca literalmente , porque siempre indica otra cosa.  Aquello que Rosa Chacel- en otro sentido- llamaba “lo indecible”.

Hay un aplastamiento de lo cotidiano y “normal”  debido a las causas externas: la Dictadura.  Por eso Blandiana no nombra, sino que rodea, esperando que, quien lee, entienda.

En este segundo libro, mucho más que en el primero, está la duda. Hablar/ callar. Porque Blandiana cree que ninguna de las dos cosas sirve para una acción real.  Y sin embargo, dice. Esas olas regresan; a menudo hostiles, eternas,  derribando cualquier intento de salvación, pero ella, al menos las NOMBRA, y, al NOMBRAR constituye una MURALLA frente a las olas,  aunque sepa que será derribada.

Terminado el libro, y el apéndice sobre poesía, que  son reflexiones que vienen a corroborar lo que, quien lee, ya intuye.

Ese minimalismo de la palabra, la mínima sugerencia de aquello que no es expresable.

Blandiana pertenece- para mí- a los Poetas del Silencio. Lejísimos de  todo aquello que adorne. El Poema se constituye a sí mismo porque no puede ser dicho salvo así. A veces lo hace porque, aunque hay palabras que lo escriban no puede “decirse”.  Es posible que esto no se entienda cuando lo digo “yo”, pero es como si el Poema se me presentara en tal desnudez  que, yo entendiera, o más bien intuyera , los espacios en blanco.

Hablar de la calidad, sobra. Es más que eso. Es la realización de la esencialidad a través del Silencio. Una joya literaria.

*Todas las mayúsculas del texto son aposta*

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.