Con María Zambrano. Prólogo de «El Hombre y lo divino».

Lectura dispersa de María Zambrano.  Dispersa quiere decir que tengo cuatro tomos y en su día empecé por sus primeros escritos, que tendrán cuaderno propio- todos sus libros-, , pero me llegó hace días el nuevo y leí el prólogo que hace ella a “El hombre y lo divino”.  Las introducciones siempre me las salto y las notas las leo al final.

 

Zambrano me parece demasiado inteligente para los españoles de su época. No se la entendió nunca.  Ahora hay una Fundación que lleva su nombre.  Yo leí algún libro suyo- , de joven, y me quedó su lucidez.  Ahora la leo intentando mantener un modo sistemático de lectura.  Pero me apetecía este prólogo. Plantea algo terrible  y curioso:  Desde que el Hombre acepta que la Divinidad es un “hacerse a sí mismo”  no de modo individual, sino “con todos”, tiene la tragedia de la NO salvación exterior a él, sino interior.  Es decir, según ella desde Kierkegaard.

 

Me pregunto si hoy el Hombre está “preocupado” por este tema. Creo que, salvo casos muy puntuales, Ramón Andrés, Wiesenthal, algún otro, en absoluto.

 

El Ser Humano parece haber aceptado un destino inexorable en el que solo es importante el “aquí” y el hedonismo de la apariencia.  Y lo terrible es que se miente tan bien a sí mismo , que se cree la mentira.

 

Seguiré pasando por aquí algunas de las notas que tome, por si a alguien interesaran.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Filosofismos y Silogerias, Literarismos. Guarda el enlace permanente.