Bastante asquito.

Se nos va de las manos el mundo que conocimos y entramos en otro con miedo cautela y enormes dosis de irresponsabilidad política. Los políticos, digo: los ciudadanos bastante tenemos con sobrevivir.

Leer más

Tengo y hablo en primera persona una profunda sensación de desaliento. De no pertenencia. Hemos convertido todo en un espectáculo para ver o escuchar: los muertos, los bombardeos, los debates políticos, el hambre, la miseria. En la comodidad de nuestras casas vemos a imbéciles con Poder discursear sobre lo que sea, mientras lo importante les queda a infinitos años luz.

Decían que con la pandemia íbamos a salir mejores y hemos salido unos trastabillados y deseosos de silencio y recogimiento, y los más pensando que aquí no ha pasado nada y que el que no corre, vuela.

El egoísmo, la política de avestruz, de grulla, de patas cortas, de prepotencia y masacrar al que no opina como nosotros,  de no pactar ni la hora de una cita, hablo de políticos, digo, y a nivel general, ya no en España toda la parafernalia de reuniones que no deciden nada, mientras la gente se muere o la matan. Las noticias falsas, la manipulación de la información, la mentira institucionalizada, la agresión como arma política.

Puede que este texto sea muy pesimista, pero en este tipo de planeta da bastante asquito vivir.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Politiquerías.... Guarda el enlace permanente.