La Piedad profana de María Zambrano.

En las notas que he tomado de este capitulo “la piedad”, del libro “El hombre y lo divino”, de María Zambrano, soy bastante breve, y también lo voy a ser aquí.

A mí me parece un capitulo fallido, o más bien, traído a contrapelo. Para Zambrano literalmente la Piedad “es el saber tratar adecuadamente con lo otro”. Para Zambrano “lo otro” es todo aquello que es externo al propio individuo, y a través de su reconocimiento se adquiere sentido de propio ser individual y del ajeno.

Relaciona la autora la Piedad con el “sentir”, es decir, fuera de la racionalidad, fuera de lo objetivable. En el pensamiento de la filósofa, el sentir es impulso, por eso también lo relaciona con el idealismo alemán, y su poesía. Igual que con el mundo pitagórico en cuanto a armonía se refiere.

Siendo todo esto  interesante, decía que el capitulo me parece fallido porque tratándose de un libro sobre la relación del hombre con lo divino, no queda claro a qué parcela- sagrada o profana- se refiere la Piedad. Me parece un excurso acerca de más concretamente la empatía, la capacidad de ponerse en “el lugar de”, que un análisis del término.

Interesantes, sí, sus referencias al sentido del idealismo alemán, a su sentido musical, etc y a la función que el ritmo, la armonía etc., tienen en la poesía; pero me termino preguntando qué tiene que ver esto con el término que analiza.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.