La Página del Lector

En esta página puedes dejar tus comentarios generales  ( no sobre cada articulo) o ponerte en contacto con la dirección del blog.

Los comentarios están moderados. No se publicará ningún comentario sin email real al que dirigirse, así como no se publicarán comentarios ofensivos, de mal gusto, insultantes o de tipo personalista.

33 respuestas a La Página del Lector

  1. Raúl de la Torre Téllez dijo:

    Pregunto si Victoria Párraga hija del pintor, podría escribirme al correo. Felicidades por el libro.

    Me gusta

  2. Casandra dijo:

    Alena, ayer compré un libro que hace días recomendaste, Un hombre en la oscuridad, tuviste razón, es genial. Muchas gracias, por aportar su valiosa opinión y recomendar libros que sí valen la pena.

    Me gusta

  3. Hola, Alena, quiero comentar tu último post Libros, Feria y calor pero me es imposible. Quería decirte que me ha encantado lo de “mis estampitas” pero todavía más lo de los “aquises”, qué manera más fresca de escribir. Pero nada, que no doy con el enlace para comentar, ¿se debe a un error?, ¿a la política del blog?, ¿a que soy muy torpe?

    Me gusta

  4. alenar dijo:

    Porque una vez que pasan tres o cuatro días -no recuerdo cuántos puse- se cierran los comentarios, Miguel. Si no me arriesgo a que me comenten una cosa puntual de hace dos años; y no es cuestión.
    Aquí venís no sólo “personas de bien”, sino me temo que otras también, que me llenaban de comentarios articulos antiguos; con esta medida me evito gran parte del asunto. Y para temas “generales” se debe usar lo que tú has usado, la página del lector.
    Besos…

    Me gusta

  5. Óscar dijo:

    Buenas tardes, Alena:

    Buscando información acerca de algo que me ocurrió el otro día he dado con tu blog y quería agradecerte, en primer lugar, el artículo que escribiste en marzo de este año llamado ¨Diálogo de sordos¨ -tanto por su fondo como por su genial forma- y en segundo, porque gracias a esta circunstancia he descubierto un interesante espacio, al cual sin duda dedicaré más tiempo para conocerlo mejor.

    Efectivamente, hace unos días visité al Dr. Rihawi Hakim, médico especialista en otorrinolaring… ORL, alegría de vivir y comunicación interpersonal eficiente y efectiva, al acompañar a la consulta de dicho doctor a un ser querido que tiene varias patologías crónicas relacionadas con esta especialidad y una nueva que nos tiene un poco preocupados. El lugar, centro de especialidades García Noblejas, Calle del Dr. Esquerdo.

    Sin entrar en detalles de la consulta -surrealista- de cinco minutos aproximandamente ni del estado de preocupación con el que me quedé (no así la paciente que es bastante mayor), me gustaría compartir un par de hipótesis acerca de los motivos por los cuales este señor parece sacado de una obra de Beckett, siempre desde el humor y sin ninguna intención de faltarle al respeto, que bastante ha de tener con lo suyo:

    -Una mala tarde la tiene cualquiera, también un mal trimestre o un mal año. Los hay que incluso tienen una mala vida.
    -Expectativas no cumplidas: El Premio Nobel queda lejos ya.
    -Depresión exógena o endógena, timidez patológica, indefensión aprendida o algún trastorno de la personalidad no tratado. A elegir uno o varios de los expuestos.
    -Consumo habitual de canabinoides, inhalados o ingeridos en forma de galleta. Esto podría explicar el motivo de tener que repetirle cuatro veces -en mi caso- lo mismo, o el motivo por el cual se queda como ido repasando una y otra vez una letra del informe -concretamente una o, lo que da más sentido a mi hipótesis-, dejando dicha letra sobremarcada en el papel.
    -Quería ser neurocirujano, pero la nota solo le dió para ORL.
    -Su salario público sumado al de la consulta privada es un montante irrisorio. Tanto tiempo dejándose las pestañas estudiando para esto.
    -Falta de sueño (mucha).
    -Estreñimiento crónico (también mucho).
    -Aburrimiento, también crónico (y sí, también mucho).
    -Autoestima distorsionada: Él es médico, ergo un ser especial. No le toquéis, que se contamina.
    -Se sometió a hipnosis clínica para dejar de fumar, pero no pudo volver a un estado de total consciencia.
    -Es un robot controlado remotamente por la enfermera, la cual, con un mando del tipo de las videoconsolas, maneja al androide desde su mesa. Esta es la posibilidad por la que más me inclinaría, aunque no desprecio ninguna de las anteriores, por ser todas ellas de una base sólida y sentido común que no dan lugar a duda alguna. Faltaría más, oigan.

    No obstante, si ya somos con seguridad (social) unos cuantos los que hemos pasado por atención al paciente con la misma cara de estupefacción, no entiendo como se permite que se pase una consulta de manera tan insultante como la pasa este señor. Bueno, como en otros ámbitos, lo entiendo pero no lo comprendo. Iba a decir que todo ello me deja sin esperanza, pero ha sido decir este nombre y se me han puesto los pelillos del brazo como escarpias del doce. Qué mal rato.

    Mil disculpas porque entiendo que este comentario no pega aquí ni con cola, pero como he leído en tu comentario anterior, tras unos días ya no se permite comentar en los artículos y me apetecía compartir contigo la experiencia con el doctor de nombre de artista de música rai, por aquello de ¨mal de muchos, consuelo de todos¨ y agradecerte el sentido del humor de tu artículo, pues ha compensado la mala leche contenida como la base hace con el ácido. Entiendo igualmente que se borre el comentario.

    Muchas gracias de nuevo y encantado de descubrir tu blog.

    Un abrazo.

    P.D. Pues es verdad, no había silla para los pacientes, únicamente esa de escay blanco que parece más bien un potro de tortura.

    Me gusta

  6. alenar dijo:

    Buenas tardes, Oscar.
    Si tu buen humor es tan fino como tu ironía, líbreme el cielo de borrar el comentario.
    Y a quien san Otitis se la de, San Otorrino se la bendiga.
    Bienvenido a tu casa.
    P.D. Por cierto, deseo de corazón que a tu familiar al menos le pongan un tratamiento adecuado.

    Me gusta

  7. Explorando Lilliput dijo:

    Hola Alena, comento aquí porque ya están cerrados los comentarios en la entrada Los no difundidos. Pues que me has hehco reflexionar y he caído en que lo he hecho una vez, lo de anunciar un acto de un amigo al que no iba a poder ir (bueno y aunque hubiera ido) y no lo he vuelto a hacer más y me he avergonzado. Tienes razón cuánto más se anuncie más gente podrá ir que a lo mejor ni tenía idea de la existencia de ese escrit@r.

    Un saludo

    Rosana

    Me gusta

  8. Alena, me encanta tu blog. Un saludo muy grande de esta maltrecha Argentina,
    Patricia Sierra

    Me gusta

  9. Miguel Mora dijo:

    Ocio, cultura y espectáculo.

    Cada vez con más frecuencia algunos periódicos incluyen una sección conjunta de ocio y cultura. Es una tendencia que se incrementa en todos los medios de comunicación. No parece casual. Vivimos un tiempo en que interesa que se hagan casi indistinguibles esos conceptos. Muchas manifestaciones culturales son, desde siempre, espectáculo. Y ocio. Lo que sucede es que el ocio, la distracción banal, va ganando terreno en contra de otras manifestaciones culturales tradicionalmente consideradas como más “serias”. Sobre la alta y la baja cultura han escrito – y discrepado – Vargas Llosa y Jorge Volpi recientemente. En “ La civilización del espectáculo”, el Premio Nobel manifiesta su temor a la próxima desaparición de la cultura, en el sentido en que se ha entendido a ésta tradicionalmente. Muchos de los aspectos de su libro están, con una mayor proximidad a determinados análisis marxistas, en Guy Debord y su “ La sociedad del espectáculo” que se anticipó en décadas a la banalización de la sociedad buscada en el fondo por el poder como medio de adormecimiento de los ciudadanos. No tan distante del Marcuse de “de la alienación de conciencia no hay forma de escapar”, del “hombre unidimensional”. Es de suponer que un cierto tipo de contracultura ha existido siempre, mucho antes de Baudelaire, incluso. Así, dialécticamente, a contracorriente, ha debido avanzarse culturalmente.
    Pero, de cualquier manera, no todo lo nuevo mejora lo anterior, ni todo afán trivializador para acercar la “alta” cultura a los que no han tenido acceso a ella, resulta enriquecedor. Los cuentos están muy bien pero infantilizar a Shakespeare para facilitar su digestión no parece la mejor idea. Decía el tenor Alfredo Krauss que hacer versiones aligeradas y popourris de música clásica para aproximarlas al gran público era fascismo: no había que bajar el nivel de las obras sino subir el nivel de las gentes. Un analfabeto puede ser culto y sentir la poesía. Ante las manifestaciones artísticas no hace falta conocer todos los códigos para emocionarse. Gramsci opinaba que “ todo el mundo es un intelectual, en toda actividad humana se emplea el intelecto”. De todas formas nos cuesta separar la cultura y la educación tradicional ( entendida ésta como acumulo de conocimientos). Y el que posee más conocimientos goza de otra ventaja: puede elegir. Es más libre, menos manipulable.
    Aseguraba uno de mis profesores de bachillerato que la cultura es “aquello que abre los ojos” y si no los abre no es cultura. Quizás esté ahí el quid de la cuestión. La cultura que poseían los nazis que lloraban en la Ópera del París ocupado no les impedía olvidarse, prescindir, de lo que sucedía en los Campos de Concentración o Exterminio. Tenían los ojos cerrados e incluso sus oídos eran selectivos. Algunos niños rusos educados como “pioneros” en la solidaridad socialista se convirtieron, al caer el régimen comunista, en avanzados directores de empresas privatizadas con beneficios astronómicos. Y organizaron las mafias.

    En un artículo emblemático ( Le Monde Diplomatique, 2004) Vázquez Montalbán, sintonizaba con la opinión de mi viejo profesor : “ a partir del instante en el que son conscientes de su situación y de sus relaciones con sus congéneres y con la naturaleza todos los seres humanos tienen una cultura”. Trotsky era partidario de incorporar el patrimonio cultural al pensamiento de izquierda, evidentemente no había antes del marxismo una cultura de izquierda propia. En el dilema cultura como patrimonio versus cultura como conciencia, Montalbán se inclina también por añadir al patrimonio cultural una conciencia crítica con su papel modificador.
    Cuando Castoriadis actualiza el célebre “ socialismo o barbarie” de Rosa Luxemburgo puede perfectamente interpretarse que al margen de los principios socialistas sólo puede existir una cultura acrítica que adocene.
    La situación hoy no deja de ser inquietante, los teatros de la Gran Via madrileña -por poner un ejemplo cercano acaso extrapolable, no sé si con la misma intensidad, a cualquier capital europea – están repletos de grandes y como se dice ahora “espectaculares” comedias musicales, mientras Chejov se representa en pequeños teatros para minorías. Minorías “cultas” tratadas como esnobistas. Como no podía ser de otra manera, gana el modelo Brodway – el espectáculo Brodway – pierde la cultura, reducida casi a las catacumbas.

    Me gusta

  10. Miguel Mora dijo:

    Alena, no sé si lo he publicado en el sitio correcto, pero escribí esto hace unos días y tenía ganas de compartirlo.

    Me gusta

  11. francisco gomez dijo:

    Felices Fiestas y mucha salud
    guapa

    un beso

    Paco Gómez

    Me gusta

  12. JoséLIllo dijo:

    Estimada: Gugleando llegué aquí y leí su nota de Diciembre 23 2009 donde dice: “…en lo personal no leo a un escritor/a si me disgusta literariamente, es decir, si me parece un bluf, o un plagiador- caso de Borges- de ideas,…”
    Entiendo que se refiere a Jorge Luis Borges, el escritor argentino.- Si es así, le pido si puede ampliar este concepto de “plagio de ideas” por parte de Borges. Admito que soy solamente un lector, y me interesó su opinión sobre Borges.-
    Curiosamente, estaba buscando en Google referencias sobre García Márquez y Knutt Hamsum, de quien estoy leyendo su “Bendición de la Tierra”, novela que me recordó a “100 años de Soledad” y, dado el motivo de mi nota, no puedo dejar de preguntarme si no “hay plagio de ideas” por parte del colombiano, la más ilustrativa sin duda, el labio de liebre y la cola de cerdo.- Aparte, claro de las cosmogonias de Macondo y Sellanraa con sus respectivas familias/personajes.-
    Un gran saludo, José

    Me gusta

  13. alenar dijo:

    Gracias José Lillo por su lectura, eso en primer lugar. La nota es un poco antigua, sinceramente; creo recordar que el asunto venía por alguna charla que mantuve acerca de Borges, en la que yo defendía que éste en el tema del “dios ” o arquetipo que nos sueña pienso que toma la referencia de Miguel de Unamuno. Tengo la sensación o la he tenido cuando he leído a Borges de que hay conceptos que Unamuno desarrolla en libros, y Borges los retoma. Por otra parte, leyendo a Borges en muchos de sus ensayos, el juego que hace de citas y referencias, me parece cuando menos poco claro; una nunca sabe si está citando o inventándose la cita, espero saber explicarme…
    El caso que usted menciona, sinceramente no lo sé. No voy a mentirle, he leído a Márquez y a Hamsum, pero no tengo conciencia de haber relacionado los dos libros. Eso sí, si me permite, añado que me gustó más el noruego.
    Le agradezco mucho su visita.
    Un cordial saludo.

    Me gusta

  14. alenar dijo:

    Muchas gracias, Paco. Igualmente para ti. Un abrazo.

    Me gusta

  15. Miguel Mora dijo:

    Con la edad aumenta el nivel de tolerancia que tenemos para muchas cosas sin embargo un día , así de repente, te descubres cabreado por ciertas derivas que observas en la sociedad. A mi me pasa últimamente con algunos aspectos del lenguaje que descubro en la prensa, en la radio, en los medios de comunicación en general. Está haciendo furor el uso de “arrancar” para indicar que comienza un partido de fútbol, un telediario, cualquier espectáculo. Ahora todo arranca, nada empieza. Busco en la RAE y sólo en las últimas acepciones ( después de la décima ) se puede encontrar una semejanza. Estoy convencido que no ha sido una consigna que se haya dado a los presentadores de programas deportivos. Ojalá fuera eso, es peor, se ha interiorizado en nuestra forma de hablar una agresividad como reflejo de nuestra sociedad cada vez más competitiva, más agresiva. Es pues un signo, un síntoma. Uno más. Las sociedades – permítanmelo decir – capitalistas, del capitalismo desarrollado, necesitan personas que compitan y en la competición ( salvo en las prácticas deportivas en las que vertemos nuestras ganas de vencer, nuestra agresividad, en el mismo sentido que aprendemos a perder y ahí la función educativa del deporte ) está la esencia del sistema : el otro como un rival, como un enemigo quizás. En sentido parecido empiezo a odiar ( y no es bueno odiar a las palabras ) la palabra espectáculo por el creciente multiuso que se le aplica. Y aquí puede que pocos sean incorrectos pero es que se usa para todo: son espectaculares las chicas guapas, los partidos de fútbol, las conferencias más doctas, las comidas, las notas de los hijos o las manzanas del supermercado. Da igual, todo es espectacular. Vivimos al fin y al cabo en la sociedad del espectáculo, en la sociedad de la imagen llamativa ( sea o no falsa ), de la apariencia, de la distracción. La sociedad que nos mantiene la atención de manera constante para que no tengamos tiempo de reflexionar, de pensar, de analizar, de darle un ritmo más lento a nuestra vida, la sociedad en donde las películas que no tengan un ritmo frenético, aburren, las novelas que no sean ligeras se dejan de leer, las conferencias largas aburren…

    Ahora no quiero ser yo el que aburra con mis obsesiones. Pero hay más palabras a las que tengo manía : el liderazgo, la excelencia. Otro día, quizás…

    Me gusta

  16. Miguel Mora dijo:

    Alena, no sé si lo anterior tiene interés. No sé si resulta inadecuado para este espacio. En fin, acaso sólo sea una detersión por mi parte.

    Me gusta

  17. alenar dijo:

    Pues claro que tiene interès. Esta pàgina es para mis lectores y màs aùn para quienes aportan temas interesantes como tù.

    Me gusta

  18. Javier Nova dijo:

    Opina sólo sobre libros ya editados y publicados o podría indicar si voy en el buen camino?
    https://www.facebook.com/elermitage?ref=hl, me gustaría mucho saber su opinión y si lo ve publicable, gracias

    Me gusta

  19. francisco gomez dijo:

    Me ha gustado mucho que publicaras el manifiesto .Yo todavía me pregunto ¿quien le ha pedido esta ley a Gallardón ? y si la respuesta es la que todos sabemos,pues nada majete sigue que ya recibirás la respuesta que te mereces,tú y los roucos que pueblan la lucecita de occidente.Por cierto a los sufridos pro vida,desearles que en sus “continuas campañas por los barrios marginales de este país ” puedan seguir dándoles asistencia a los niños que pasan hambre y no tiene educación

    Saludos Paco

    Me gusta

  20. Adolfo Mazariegos dijo:

    Muy agradecido por su reseña y, sobre todo, por la gentileza de tomarse el tiempo de leer “Un lugar igual… Pero distinto”. Mis mejores deseos;

    Adolfo Mazariegos

    Me gusta

  21. Miguel dijo:

    He descubierto por casualidad, tu crítica a mi último libro. Te agradezco el tiempo que has dedicado a leerlo y que hayas escrito sobre él. Intentaré tomar tus palabras como un impulso para mejorar mi escritura. Espero que se cumpla lo que dices, que puedas leer mi siguiente libro, si lo hay y que este te deje mejor sabor de boca.

    Un saludo,

    Me gusta

  22. alenar dijo:

    Estoy segura de que así será, Miguel.

    Me gusta

  23. Miguel Mora dijo:

    Oliver Sacks ha elegido una manera de contarnos sus últimos pensamientos sobre la vida. Es una opción personal respetable y, de alguna forma, admirable. Casi produce envidia tener esa actitud ante una muerte próxima. Desconozco su obra como escritor y neurólogo. Ni siquiera he visto en cine la adaptación de “Despertares”. Pero esta satisfacción que expresa por haber vivido, esa visión optimista sobre la vida, choca fuertemente con lo que algunos pensamos sobre el “ sin sentido de la existencia”. Prefiero casi la desesperación ante la muerte ( que se ha visto reflejada tantas veces en la literatura, en el cine, en el arte en general …), entiendo mejor las tendencias suicidas que este “ me voy feliz de un mundo maravilloso” . Como si el “ a mi me ha ido bien” obviara que a la gran mayoría de los habitantes de este planeta les va mal y les va mal precisamente porque a algunos les va bien. Y, además, entronca también acríticamente con una sociedad en la que ha desaparecido la privacidad , también ante la enfermedad y la muerte. Cabría también preguntarse si el eco en los medios de comunicación sería el mismo. Vivimos en una sociedad en la cual, a veces, los famosos, presumen de estar enfermos y, desde luego, de luchar, siempre de luchar hasta el final. Aunque el final sea terrible, próximo y predecible. Diríase que no se admite al débil ante la desgracia, al que se entrega, al que se rinde, al que elige – libremente – desaparecer antes. Y por propia voluntad.

    Al mismo tiempo ha desaparecido la muerte de nuestras vidas: se muere en hospitales, no se ven coches fúnebres por las calles, los tanatorios – con sus canapés, sus revistas frívolas etc. – convierten también la muerte en un hecho social equiparable ( entiéndase, en cierta manera ) a cualquier otro evento social no desgraciado. Y , ya sé, ya sé, siempre se han contado chistes en los velatorios pero …

    Me gusta

  24. alenar dijo:

    El comentario de Miguel, viene a cuento de este mío en facebook: “Visto lo visto de que ahora los famosos anuncian su muerte-cuando la saben, claro-, a meses vista, yo que no seré nunca famosa-afortunadamente, añado-, hago saber, que cuando yo muera, y que sea de viejecita, me quiero morir sin estrépito.”.

    Y ahora añado: vivir en un mundo en el que la muerte del famosito es un espectáculo, da grima. Yo hasta ayer no tenía ni idea de quién era este señor. Me causa grima porque cualquiera se puede morir feliz de haber vivido con los suyos y no anda diciéndolo por la prensa, precisamente él y otros lo sueltan porque son conocidos. Famosetes de medio pelaje, que, a cuenta de la muerte, engordan su cuenta vendiendo más libros en este caso ( ” oh, qué bueno es, cuánto ha amado, fijáos”…) .
    De poco le va a servir en la tumba el famoseo.

    Me gusta

  25. Miguel Mora dijo:

    Abundando en lo anterior, se me olvidó decir que nunca ha habido tanta muerte, tanto terror, tanta violencia, en nuestro cine, en los video juegos etc.. Forma parte de lo mismo : trivializar la muerte. Hoy, sin ir más lejos, se estrena una película de Clint Eastwood sobre un francotirador. Llenará los cines, será formalmente un importante espectáculo visual, parte considerable de nuestra juventud ( y no sólo ) se quedará en eso. Un funcionario de la muerte, un tirador de élite mata, creo que irakies en este caso , en una siniestra lotería de víctimas. Defendiendo nuestra civilización.

    Me gusta

  26. Miguel Mora dijo:

    Voy a dejar aquí una pequeña nota sobre Modiano porque mi torpeza me impide entrar en la página del último comentario de Alena sobre el autor.

    Me pasa lo que a Catherine. Creo que empecé por “ En el café de la juventud perdida” y me enganchó. Continué por el muy autobiográfico “ Un pedigrí” ,
    en “ La hierba de las noches” es muy evidente el telón de fondo del caso Ben Barka que, en particular a mí – ha sido un episodio negro de la colaboración del espionaje entre Marruecos y Francia – me ha tenido muy interesado desde la película “ El atentado “ y mucho más tarde – y con muchísimos más datos – “ L´Affaire Ben Barka” de Serge Le Pèron. La “ Trilogía de la ocupación” es el complemento perfecto, desde la literatura, para los libros históricos que se han escrito sobre esa etapa. No me parece descaminado que algunos lo comparen con Proust: el ritmo, lo autobiográfico… Y sí, puede ser verdad que siempre esté escribiendo la misma obra . Creo que eso tiene mucho que ver con el estilo: en literatura, en arte, en música…
    Hay tantas cosas excelentes que leer que parece osado por mi parte pedirle – a los que no les ha gustado – que le den una segunda oportunidad.
    Ah, y por supuesto, en su obra como un personaje más ¡ está París ¡

    Me gusta

  27. Victoria dijo:

    Hola cielo, estoy paseando por todos tus sitios y no sabía donde dejar comentario; la verdad es que tengo mucho para leer.
    Besos grandes

    Me gusta

  28. Miguel Mora dijo:

    Introduzco aquí, no sé si en el lugar adecuado un comentario acerca de El último Tango en París. Más de 40 años después de su estreno se ha generado ahora un gran debate acerca de la famosa escena de la mantequilla. Hace años escuché a Bertolucci en un programa, creo que de Canal Plus, contar su pesar por haber engañado a María Schneider. No le había contado el empleo de la mantequilla ni el de la sodomización. En ningún caso se evidenció que la violación fuese real. María Schneider cuenta que fue gravemente engañada pero no alude tampoco a violación real. Nunca se habló, que yo sepa, de este aspecto hasta las declaraciones de Bertolucci y hasta el fallecimiento de María. Quiero dejar bien claro que NO estoy de acuerdo en que se viole a nadie ni aún con la disculpa de un rodaje. Habida cuenta de esto, pienso que se está sacando – tarde y mal – el debate de quicio. El cine está lleno ( no me refiero lógicamente al porno) de escenas de sexo real . Creo que el más famoso es la célebre escena de la segunda versión de ” El cartero siempre llama dos veces” entre Nicholson y Jessica Lange. Hay muchísimas más. Supongo que en el desarrollo de muchas escenas de sexo es, a veces, imprevisible, prever cómo va a finalizar la escena. Es muy difícil también que rodeado de un equipo de técnicos, cámaras, ayudantes, director etc. dichas tomas sean “naturales”. No digamos una sodomización. La capacidad de los directores para estimular, convencer, dirigir a los actores ha sido siempre proverbial y muchas veces basada en trucos y engaños. El cine no existiría sin esto.
    En el arte , cualquier tipo de arte, la transgresión ha sido siempre fundamental. Sin transgresiones, de todo tipo, no se avanza en ninguna manifestación artística. Creo que en eso estaremos todos de acuerdo. Supongo que nadie pensará en eliminar al Marqués de Sade de la historia de la literatura. O a Francis Bacon de la historia de la pintura o a Pasolini de la historia del cine. O a Gil de Biedma tacharlo en la lista de poetas excelsos. Leo uno sus memorias o a sus biógrafos y tiene dudas si en alguna ocasión sus relaciones sexuales fueron siempre obtenidas sin ” engaños” o ” compras de cualquier tipo “, no necesariamente en dinero, claro.
    No hace mucho una profesora me contaba el relato de algunas de sus alumnas que había practicado sexo recientemente y ni ella misma era capaz de decir claramente ( noche, copas… ) si había consentido o no. Las fronteras, de todo tipo, son a veces poco claras.
    Me estoy extendiendo mucho, quizás añada algo más tarde.

    Me gusta

  29. alenar dijo:

    Quiero responderte aquí: estoy en radical desacuerdo con lo que expresas.
    La tibieza a la hora de condenar estos temas me parece repugnante.

    Me gusta

  30. jos miguel mora dijo:

    Mira Alena, ya que tu censura sólo me deja contestarte por aquí, lo de que no tienes amigos machistas no te lo crees ni tú. Incluso tienes amigas màs machistas que yo. Si dirigieras El País serías tan Censora como Cebrián. Me censuras porque no estamos de acuerdo ¿ de das cuenta ? ¿ te das cuenta asimismo de que has sido tú la que has roto unas elementales buenas formas al decir que no tengo ningún argumento ? A mí no me importa mucho que me borres de tus amigos pero corres el riesgo de quedarte sólo con la gente que te da la razón y te aplaude: ” pandereteiras” las llamamos en Galicia. Relee lo que he dicho. Infórmate acerca de Bertolucci, repasa Le dernier tango… si, como supongo, la has visto alguna vez. Es una película desesperada ( como la vida misma ). Ah!, a no ser que pretendas organizar una manifestación anti Bertolucci de gentes indignadas porque se erigen en jueces de cualquier causa. Y refuerzan así su falsa dignidad. Tú misma, como dicen ahora. ________________________________

    Me gusta

  31. alenar dijo:

    Fíjate si no te censuro que pongo en abierto tu comentario. Por lo demás:
    1- Yo tengo los amigos/as que me da la realísima gana.
    2- Yo no te censuro por no estar de acuerdo, sino porque en mi opinión subjetiva eres un machista. Y me joden, me molestan, y me dan grima los machistas.
    3- Los ejemplos que has puesto son todos traídos por los pelos “ a ver si cuela”, desviación de atención, porque igual NO has leído ni lo que se pide en la petición ni tienes puñetera idea de qué va el tema. No, tú has salido en tromba a justificar a Bertolucci “porque esto es cine”.
    Y no. “Eso” no es cine. “Eso” es un abuso sexual aunque el pobre espectador no lo supiera. Es cine una película como “Shoah”; que yo sepa, el autor no asesinó a un solo judío para representar los campos nazis. Es cine una película como “quiero vivir”: que yo sepa a la actriz no la mataron.
    4 – Mezclas a propósito la representación del arte con el tema del que se estaba tratando aquí. El arte es una “representación de la realidad”; te guste o no, no es la realidad. Con esa excusa de mezclar, justificas a Bertolucci. Siempre he dicho que hay cosas que para mí no son justificables. Ni en el arte, ni por el arte ni en la vida. Una de ellas son los abusos sexuales. Hay pretendidas obras maestras de la literatura que me repugnan por ese motivo.

    5- La Dignidad se mantiene cuando se tienen principio de ética. Yo creo que tú no tienes ni una ni otra. En cuanto a tus opiniones sobre si me manifiesto, sobre lo que sean mis amigas y sobre que me parezco a Cebrián, permíteme que te haga una pedorreta.

    Me gusta

  32. Miguel Mora dijo:

    No entiendo nada. Me censuras en tu Facebook, como único medio de dirigirme a ti me queda el correo personal y mi respuesta sale aquí publicada . Bien está. Aquí – si tienes a bien publicar esto – ha quedado todo incompleto. En fin… acabo de ver en un telediario que la célebre escena de la mantequilla se ha convertido ( 40 años después… ) en un gran escándalo mundial. Manda cojones, que diría Krahe. Supongo que saldrá en todos los telediarios y con parecida indignación a la tuya y a la de tus compañeras blogueras. Os convendría leer el libro ” El sentimentalismo tóxico ” para entender un poco de que va esta sociedad. Amén.

    Me gusta

  33. alenar dijo:

    último comentario que se te aprueba en este blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s