Antonio Capilla Loma. “Piedra de la honda”. El poeta ante la palabra.

Antonio Capilla Loma en Piedra de la honda, ediciones Vitruvio, 2016, nos presenta un poemario de 47 poemas, si no he contado mal, que tiene, a mi modo de ver, ritmo, armonía, musicalidad y sentimiento lírico en el contenido. Y por eso es un poemario. Porque trasciende de lo coyuntural expresivo –aunque algunos poemas sean coyunturales pero no el conjunto- y porque se adecua a las normas de la Poesía; esas que habitualmente se desconocen por quienes se llaman a sí mismos “poetas”.

El poemario, marca una pauta genérica de ritmo heptasílabo y endecasílabo y hexasílabo –los menos-. Alterna el ritmo interno sin rima y la asonancia. Juega con  recursos expresivos propios de la poesía, la alusión, la metáfora, la metonimia, la aliteración, y la anáfora, demostrando un uso del lenguaje admirable. Y con ello su lenguaje es directo, sencillo, claro, y absolutamente llano.
Los temas del poemario podrían situarse en tres focos a mi modo de ver: el primero la situación del poeta ante su mundo interior, en los que desarrolla un lirismo más elegiaco-, por ejemplo en por no abrazarnos, o en dejad vivir en paz a las palomas, en los que predomina la sensación de serenidad, de calma, de deseo de sencillez. El segundo la situación del poeta ante los demás; poemas en los que asistimos a un enfrentamiento silencioso de incomprensión o de alienación delante de seres ajenos o indiferentes al dolor- por ejemplo en El canto del gallo-, y en tercer lugar poemas que podríamos llamar de enfrentamiento o combate, en los que el autor muestra su propio desamparo y alza su voz casi en tono de elegía poniéndose al lado de los humillados y ofendidos: por ejemplo los poemas sobre Gaza, los poemas sobre la situación de marginación de las mujeres, los poemas sobre refugiados… de estos a destacar Lanzado por la honda de David, y La voz y la palabra.
Quizá en algunos poemas- los menos- hay una cierta condescendencia del poeta hacia la facilidad expresiva, que recuerda a veces a la canción popular; subjetivamente a mí estos me han llegado menos, y a la vez no desdicen del conjunto.
Y el conjunto es un excelente Poemario que yo recomiendo.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.