Jorge García Torrego. “Ojo y ventana”. A la espera.

En el prólogo que hace Ignacio Armada Manrique al libro Ojo y ventana, de Jorge García Torrego, editado por Canalla ediciones, cita a Dylan Thomas, que dice lo que sigue: “Lea los poemas que le gusten […] qué importa lo que la poesía es”, para explicar los poemas que vienen a continuación.

 

Una se ha quedado pensando. Una se ha quedado pensando que a una sí le importa “lo que la poesía es”.  Y una se ha quedado pensando algo más; que no entiende bien la sensación de justificación que le da la frase. Es decir, que le parece a una que la frase de modo muy elusivo me dice que lea al autor sólo si me gusta y que pase por alto al leerlo si es o no poesía.

Esto ocurre con frecuencia; lo leo en muchos poemarios, incluso con palabras a veces de los propios autores; la explicación de que da lo mismo si “esto” no es poesía. Y siempre me pregunto lo mismo: entonces,  ¿por qué lo llaman así?…

Y no quisiera que se me malinterpretara aposta.

Los textos de Jorge García Torrego incluyen dos secciones, “busco las letras de mi cuerpo”, de sentido amoroso, y “los ascensores se comieron el horizonte”, de denuncia social.

Son textos muy directos, la primera sección recorre con un lenguaje que apela a la metáfora en muchas ocasiones y con recursos como la anáfora, el polisíndeton, la metonimia, el juego amoroso; el cuerpo es visto como receptáculo y dador, ofertor y recipiente ( ciruelo, pulpo de tu noche), a menudo hay personificaciones de elementos naturales ( ella: “ Yo quería ser café/ que marcara en mi piel”, “me dejaba allí tirado/ con los cerezos desplegados”). Un amor esquivo, contradictorio, radical y apasionado.

La segunda sección alude a temas actuales con alguna incursión en la memoria personal del autor ( esperanzaSantiago de Chile). En ella el lenguaje se radicaliza y apela al ánimo de quien lee para presentarle una realidad social denunciable, opresora y negativa ( capitalismo, inmigrante). Siguen aquí los elementos alusivos sin embargo; las comparaciones, ( colegio), las repeticiones que marcan ritmo, y las metáforas. En ella además se incluyen textos en “prosa”.

Vuelvo al inicio. “Lea los poemas que le gusten”. A mí estos textos no me disgustan, me parecen radicales, sinceros, libres, llenos de rabia en algunos casos, de esperanza en otros, pero sí me importa lo que sea la poesía. Y no lo son. No en mi criterio. He explicado en innumerables ocasiones tanto aquí como en redes las razones de ese criterio y no voy a volver a ello. Por dar brevísima pincelada; salvo en algunos poemas en estos no hay cadencia, no hay ritmo salvo a través de la anáfora, no hay musicalidad, no hay adecuación contenido continente.  Pero esto es una opinión mía subjetiva, naturalmente.

En cualquier caso, a mí este libro me parece valiente, arriesgado y radical; de lenguaje sugestivo en muchos textos. Habrá que esperar otros del autor para valorar con más certezas.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.