Un mundo confuso. ” Y no me llamaré más Jacob” de David Aliaga.

Esta semana pasada en la sierra, he leído dos libros; del otro hablaré en un artículo más adelante, ahora quiero referirme aquí al que con el título Y no me llamaré más Jacob publica David Aliaga en la editorial La Isla de Siltolá.

Es este un libro de relatos, algunos en espejo, es decir, que unos relatos complementan a otros. No en todos; otros son absolutamente autónomos entre sí.

En ellos se pueden leer esos temas que me parecen a mí importan esencialmente en la narrativa de Aliaga: el tema judío, entre ellos, pero también la “indefinición”  en la que se mueven los personajes que pueblan su universo cuentístico.

El mundo que atraviesan sus personajes, los temas que les preocupan ,es un mundo confuso, sin definir claramente, resbaladizo, en el que lo más banal- un cigarrillo por ejemplo- puede convertirse en una amenaza. Es un lugar hostil; no porque aceche realmente un peligro cierto sino porque existe la duda sobre ese peligro.

Están estos cuentos narrados en un lenguaje distante, objetivo, que no se acerca a los sentimientos íntimos pero sí a la descripción de los datos que causan duda o miedo. Y se la transmiten al lector, siendo esa una de sus mayores virtudes.

Se cierra el libro con la impresión- muy perturbadora- de que el mundo que viven los actores de estos dramas- a veces dramas pequeñitos- es difícilmente habitable: hay un exceso de miedo, de sensación de derrota, de perplejidad ante el simple hecho de decidir. Una indecisión que no deja lugar a la esperanza.

Por ponerle un pero sí decir que hay algunos cuentos en los que se aborda directamente el mundo judío a los que el lector, si no conoce dicho mundo en profundidad, le costará acercarse: el lenguaje, los términos usados, son demasiado específicos para un lector común que desconoce ritos y al que muchas de las palabras que se usan le dejarán sin saber a qué se refiere en concreto el autor.

Salvando estos peros, es un interesante libro al que acercarse.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.