Música para una ciudad. “Variaciones sobre Budapest” de Sergi Bellver.

Sergi Bellver publicó en La línea del horizonte ediciones, en octubre del año pasado, Variaciones sobre Budapest; un pequeño libro- apenas 122 páginas- que es una verdadera joyita y que yo lamento que no se le haya dado la atención que merece.

Sergi Bellver se define a sí mismo como un nómada, un paseante, un flâneur . Y es cierto, pero eso no habría hecho un libro tan poético, tan musical, tan intimista y tan cargado de belleza si no fuera porque Bellver es además un degustador de lentitudes y un esteta.
Ahora ninguna de las dos cosas está de moda. La estética se ha perdido en aras de la actualidad y la lentitud no se concibe si quieres “llegar a ser algo”. Algo “útil”, suponemos.
Es de agradecer que haya gente que escriba libros lentos y estéticos. Que se detenga-como hace el autor- en los puentes de Budapest para encontrar las armonías musicales que los unen, que se pare a mirar un crepúsculo y encuentre una variación de una sinfonía, que se asome a plazas, jardines, o la  historia de esta ciudad que nos va descubriendo con un acorde en cada esquina.
La música de las ciudades es un tema a estudiar; me da la sensación de que muy pocos escritores han escrito a fondo sobre el tema, pero Bellver ha dado todo un recital sobre Budapest. Con palabras que remiten a nostalgias, a tiempos pasados, con arpegios que reverberan en el amanecer y en los viejos cafés, con andantes que nos sumergen en callejuelas estrechas, viejos cementerios o estaciones de tren abandonadas.
Todo ello para encontrar, como él mismo dice al final, su propia “armonía”, su propia “afinación”.
Su propia melodía.
La de un escritor que nos ha regalado un libro impagable de Belleza, luminosidad y nostalgia. Como una sonata.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.